Echegaray defendió a Gotti y hoy debe investigar su evasión

Echegaray defendió a Gotti y hoy debe investigar su evasión
Fue el abogado de la empresa K entre 2000 y 2001. En la AFIP le derivó el caso a Andrés Vázquez, quien allanó Clarín. La Justicia debe probar presuntos sobreprecios y coimas.
El expediente se guarda bajo siete llaves y su fiscalización se realiza con bajo perfil y en el más cerrado de los secretos. El caso Gotti, la causa que investiga la evasión fiscal más grande de los últimos 15 años, es para la AFIP, y más aun para Néstor Kirchner, un tema sensible.

De acuerdo a tres documentos a los que accedió PERFIL, el actual titular de la AFIP, Ricardo Echegaray, quien debe conducir la actual investigación contra Gotti, fue abogado de esa empresa durante el año 2000 y 2001, cuando ya formaba parte de la Dirección General de Aduanas, algo que además coloca a Echegaray en el umbral legal fijado por el Convenio Colectivo de Trabajo Nº 56/92 que rige la relación laboral entre el personal en relación de dependencia y la entonces Administración Nacional de Aduanas.

Gotti es la constructora, absorbida por el grupo de negocios del empresario y socio presidencial Lázaro Báez, que está siendo investigada por una evasión fiscal superior a los 500 millones de pesos, entre 2002 y 2007. Además de estar siendo seguida de cerca por la AFIP, Gotti está en la mira de la Justicia. Según datos de la causa, Gotti habría acreditado gastos millonarios mediante el uso de más de tres mil facturas truchas que le permitió evadir, sólo en IVA, alrededor de 120 millones de pesos

Esta causa está repartida en tres despachos de la Justicia federal. Mientras que en el penal económico sólo esperan la orden para archivar la causa, ya que Gotti se acogió a la moratoria fiscal y pidió la extinción de la causa penal, en el juzgado del juez Octavio Araoz de Lamadrid, la suerte también parece estar del lado santacruceño. Aráoz investiga si el uso de facturas truchas se utilizó para el encubrimiento de sobreprecios y pago de coimas a funcionarios públicos en las adjudicaciones de obra pública. Lamadrid imputó a Sergio y Fausto Gotti y a Carlota Cebreyro, familiares y a la vez directivos de esa empresa. Nunca los citó a indagatoria pero los invitó "a presentar un descargo".

Echegaray ordenó que el control de la AFIP sobre Gotti lo haga Andrés Vázquez, hombre de su confianza, quien comandó el megaoperativo contra el Grupo Clarín.

Comentá la nota