Echaron a otro funcionario acosado por las denuncias

David Funes tuvo casi dos años de desgaste más que de gestión como funcionario público. Finalmente ayer le pidieron la renuncia luego de sumar denuncias y conflictos por sus manejos en la Dirección de Niñez, Adolescencia y Familia.Es el segundo director que se va en dos días en lo que parece ser un "recambio por goteo" en la gestión delGobierno provincial.
Funes dejó el cargo fuertemente cuestionado por conflictos con sus empleados pero, sobre todo, por irregularidades en la aplicación de las leyes de protección de la niñez.Entre otras cosas lo acusan de que en algunos casos la Dinaf no brindó la asistencia necesaria a niños que eran víctima de abusos y violencia. Uno de esos casos terminó con la muerte de una niña con una trama en la que se descubrió aparente negligencia por un lado y corrupción por el otro.

Se trata del caso de Andrea, de 2 años, que murió a causa de fuertes golpes recibidos aparentemente de parte de sus padres. La violencia sobre la niña ya había sido denunciada, pero la Dinaf y la Justicia restituyeron la niña a su familia y luego murió.En el medio hay una ONG que era gestionada por empleados de la Dinaf, en un caso en el que aparentemente había incompatibilidad de funciones.

Pero además Funes había perdido todo el respaldo interno.Había un fuerte malestar en el personal de la Dinaf, incluido los profesionales. Y hasta hubo enfrentamientos físicos: hace pocos días un empleado amenazó con un arma al ex funcionario. Los pedidos de renuncia se sumaban incluso dentro del Gobierno.Pero, según aseguran, quien lo sostuvo hasta último momento no fue la ministra Silvia Ruggeri sino Celso Jaque.

Funes llegó a la función pública posicionado como referente social y sobre todo con una fuerte ligazón con la Iglesia. De hecho su trabajo anterior había sido en la Pastoral Social y de esa manera formó el bloque "eclesiástico" armado por Jaque en el área social. El perfil de esos funcionarios es criticado por algunos sectores.

"En el área social hay que formar ciudadanos, no captar fieles", dijo el diputado Ricardo Puga, quien motorizó varias de las denuncias contra Funes desde la Comisión de Derechos yGarantías.

"No se puede gestionar en un ambiente de conflicto.Por eso había que tomar una decisión. Esto es un proceso, no se decide sacar a una persona de un día para otro. Nosotros reconocemos que hubo avances, pero se han generado conflictos internos y externos que complican el trabajo", aseguró la ministra Ruggeri, quien ayer al mediodía le pidió la renuncia a Funes.

Denuncias sumadas

La lista de denuncias y críticas hacia la gestión de Funes es larga. Uno de los primeros en acusar al ahora ex funcionario fue el sacerdote Vicente Reale, quien trabajó en la Colonia 20 de Junio y renunció luego de denunciar que era una "guarda de niños" y que había mal manejos de los recursos.

Hay al menos tres denuncias firmes contra Funes en la Legislatura y la Justicia. La primera hace referencia a una familia que advirtió que "no encontraban a su hijo". Según la denuncia, Funes aseguraba que el niño estaba en un hogar en el que nunca estuvo. Otra de las acusaciones habla de un niño que a pesar de que había denuncias de abuso y recomendaciones para que no vuelva a su casa, no se hizo caso.

Luego la documentación se extravió y por eso se realizó una denuncia penal por incumplimiento de los deberes de funcionario público. La tercera es la más contundente porque involucra la muerte de una niña.

El reemplazo de Funes se sabrá a más tardar el martes, pues en el Ejecutivo no quieren dejar acéfala un área tan compleja. Vale recordar que la Dinaf tiene a su cargo toda la política de asistencia a la niñez y Mendoza está en pleno proceso de adaptación a la nueva ley nacional (26.061).

Comentá la nota