"Con tal de echar más leña al fuego nos ofende"

La líder de la Coalición Cívica había asegurado que un proyecto sobre obtención de muestras de ADN estaba dirigido a perjudicar a la directora de Clarín. La iniciativa se hizo por un acuerdo con la CIDH y se basa en fallos de la Corte.
"Esta señora está tan desprestigiada que dice barbaridades, confunde las cosas y, con tal de echar más leña al fuego, nos ofende. La ley la necesitamos las Abuelas porque va a facilitar el encuentro con la identidad de nuestros nietos. Hay 400 chicos apropiados que todavía faltan, que están caminando." Así respondió Estela de Carlotto, presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, a las palabras de la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, que criticó un proyecto legislativo sobre obtención de muestras de ADN a posibles hijos de desaparecidos y dijo que la iniciativa estaba dirigida a perjudicar a la directora de Clarín, Ernestina Herrera de Noble, ya que la Justicia investiga si sus hijos adoptivos fueron víctimas del terrorismo de Estado.

"Esa ley no está dirigida a proteger los derechos humanos, sino que está dirigida, y tiene nombre y apellido, a los hijos de la señora Herrera de Noble. Esto es fascismo puro. El principio de la integridad y de la autonomía personal están por encima. Es una ley de persecución. Están violando los derechos humanos para una venganza personal", aseguró Carrió. La iniciativa a la que se refirió la líder de la Coalición Cívica fue anunciada por la presidenta Cristina Fernández hace un mes en la ex ESMA, en ocasión de la visita de los integrantes de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. El proyecto responde a un acuerdo de solución amistosa entre Abuelas y el Estado ante el organismo internacional para garantizar el derecho a la verdad de los jóvenes que fueron apropiados durante la última dictadura.

El texto establece que si la presunta víctima no estuviera dispuesta a realizarse una extracción de sangre para que se compruebe su identidad, el juez podrá ordenar la obtención de ADN por "medios distintos a la inspección corporal, como el secuestro de objetos que contengan células ya desprendidas de su cuerpo, para lo cual podrán ordenarse medidas como el registro domiciliario o la requisa personal". Esto significa que si la persona sobre la que hay sospechas de que puede ser hijo de desaparecido no accede a sacarse sangre, los jueces pueden hacer allanamientos y buscar material genético en cepillos de dientes, pelos o ropa interior.

Esta medida ya fue puesta en práctica por varios magistrados. Nueve jóvenes recuperaron su identidad por esta vía. "Si bien se trató de procesos con dificultades y contradicciones, ninguno de ellos impugnó el resultado una vez que lo conocieron. Al contrario, sus posiciones cambiaron luego de conocer la verdad. Y es que como aprendimos las Abuelas en treinta y dos años de incansable lucha, la verdad libera", señaló la institución en un comunicado. Las Abuelas explicaron que el proyecto "recoge los fundamentos expuestos por la Corte Suprema de Justicia en sus fallos del 11 de agosto de 2009, en los cuales se estableció que la identificación de una persona no es violatoria de su autonomía ni de su voluntad cuando es realizada por medios no violentos regulados por ley".

La iniciativa ya tiene dictamen de las comisiones de Legislación Penal y Derechos Humanos de la Cámara de Diputados y el oficialismo aspira a llevar la discusión al recinto en quince días. La diputada de la Coalición Cívica Fernanda Gil Lozano anunció que su bloque presentará en los próximos días un proyecto de minoría.

No sólo Carlotto le contestó a Carrió. "Fascista es quien sostiene que las apropiaciones de menores en el marco de un plan sistemático deben seguir impunes. Fascista es quien niega los derechos de las familias a conocer a sus seres queridos que, en la mayoría de los casos, fueron arrancados de los vientres de sus madres en campos de concentración. Fascista es quien niega los tratados internacionales de derechos humanos", dijo la diputada de Libres del Sur y nieta recuperada Victoria Donda. El legislador porteño Juan Cabandié, que también nació en la ESMA y fue apropiado por un policía, señaló que la posición de Carrió "es una crítica a la historia y a la dignidad de la lucha de Abuelas".

En la misma línea, el secretario de Derechos Humanos, Eduardo Luis Duhalde, aseguró que "es grave y lamentable" que la líder de la Coalición Cívica "pretenda desconocer el reclamo histórico de las Abuelas de Plaza de Mayo". El funcionario explicó que "el proyecto viene a cubrir un vacío legal, ya que el actual Código Procesal Penal no contempla la toma de muestras de ADN, y que las medidas propuestas tienden a resguardar la integridad de quienes deben brindar las muestras, estableciendo procedimientos progresistas no invasivos".

Carlotto dio ayer una conferencia de prensa de la que participaron las Abuelas Rosa Roisinblit y Elsa Oesterheld y jóvenes que fueron apropiados y recuperaron su identidad. "La letra del proyecto nace aquí en Abuelas, por lo tanto no tiene tiempos políticos", aseguró la presidenta de la institución. Sobre Carrió dijo que "hace daño porque tiene prensa" y que no sabe "si está en condiciones de representarnos en el Congreso. No es una persona que tenga equilibrio". Agregó que "los hijos de la señora Herrera de Noble son nuestros hijos y son víctimas de las negociaciones del poder desde hace quince años". Alan Iud, abogado de Abuelas, negó que la iniciativa esté orientada a resolver un caso en particular y aclaró que el caso Herrera de Noble está en el ámbito judicial y con eso alcanza para conocer la verdad.

El diputado Remo Carlotto, titular de la Comisión de Derechos Humanos de Diputados, interpretó que las declaraciones de Carrió "buscan generar una confrontación en la sociedad argentina".

Comentá la nota