Echan a 180 obreros y cierran una autopartista

La autopartista Robert Bosch echó este sábado a los 180 operarios de su planta metalúrgica del partido bonaerense de San Martín y a un número indeterminado de administrativos. El despido masivo se concretó a través de telegramas que llegaron a las casas de los obreros de manera sorpresiva, a pocos días de los festejos de Navidad y Año Nuevo, y cinco días después de que los directivos de la compañía, de origen alemán, firmaran un compromiso ante el gobierno de la provincia según el cual harían los esfuerzos necesarios para mantener los empleos.
Este diario pudo saber que Bosch, la principal autopartista del mundo, le cedió sus operaciones de San Martín al fondo de inversión Río Bravo, encabezado por el economista Pablo Rojo, que integró el equipo de campaña de Carlos Menem en 2003. El traspaso tendrá como único fin administrar la liquidación.

Los trabajadores se anoticiaron del cierre cuando el sábado fueron a los cajeros a retirar parte de sus salarios y se encontraron con una suma mucho mayor de la esperada: se trataba de las indemnizaciones. A media mañana comenzaron a llegar los telegramas de despido. "Fue un gusto contar con usted en nuestra empresa y le deseamos el mayor de los éxitos", señalaba el texto.

La información fue confirmada por los delegados del personal. En la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), el sindicato que representa a los trabajadores de la actividad, desconocían las novedades. A pedido de este diario, un dirigente de la UOM admitió que las únicas noticias que pudo recabar señalaban que la firma había sido vendida y que no habría despidos, a pesar de los telegramas distribuidos. "Hace tiempo había rumores de venta. Suponemos que el traspaso ya lo hicieron al grupo Río Bravo, con sede en Brasil, que tiempo atrás también compró la planta en San Martín de la autopartista Argelite, en convocatoria de acreedores", le contó a este diario Gerardo Robbiano, delegado de la comisión interna. Hoy desde las 6 se concentrarán en el establecimiento los operarios, en un intento por ingresar a la planta.

Comentá la nota