A Ecclestone le salió el "enano fascista"

El zar del automovilismo reconoció su preferencia por los regímenes totalitarios. "Hitler tuvo la capacidad de hacer cosas", dijo. Repudio de las agrupaciones judías.
El multimediatico y millonario Bernnie Ecclestone, dueño del circo de la Fórmula Uno, no deja de generar polémica. En medio del enfrentamiento que mantiene con la Asociación de Pilotos de Fórmula Uno (FOTA) por las limitaciones de presupuesto que impuso su amigo Max Mosley para la próxima temporada, ahora el hombre nacido en Suffolk, Inglaterra, manifestó en una entrevista al diario londinense The Times su simpatía por "los regímenes totalitarios como el de Adolf Hitler", que tuvo la capacidad "de persuadir y hacer cosas".

El multimillonario CEO de la máxima categoría de automovilismo deportivo, de 78 años, señaló que "al margen de que Hitler se dejase llevar en un determinado momento e hiciese cosas que no sé, realmente, si quería hacer o no, lo cierto es que estaba en posición de mandar a muchos y conseguir que se hicieran cosas".

Y luego admitió que "al final se perdió. No fue bueno o sabía lo que estaba sucediendo a su alrededor e insistió en ello o simplemente transigió", pero remarcó que "en cualquier caso no se portó como un dictador". Las declaraciones de Ecclestone no terminaron allí ya que el británico, además, criticó la democracia al asegurar que "los procesos democráticos no ha sido buenos para muchos países, incluido Gran Bretaña".

El directivo, que abandonó sus estudios a los 16 años para trabajar y dedicarse a comprar y vender motos, no sólo halagó el proceso del dictador alemán sino que defendió al líder iraquí Saddan Hussein. "Los políticos están demasiados preocupados por las elecciones. Hicimos algo terrible cuando matamos a Saddan Hussein, que era el único que podía controlar el país", aseguró Ecclestone y criticó la política exterior de Estados Unidos: "Los estadounidenses intervienen en los países sin conocer las culturas de cada lugar. Probablemente creyeron que Bosnia era un pueblo de Miami".

Las declaraciones desafiantes y transgresoras de Ecclestone se han convertido últimamente en una marca registrada. El mes pasado, el titular de la Fórmula Uno había manifestado que "la categoría necesita un negro y una mujer judía que, si es posible, gane algunas carreras". El británico, considerado uno de las tres personas más ricas del Reino Unido con una fortuna que ronda los 3.900 millones de dólares, también elogió a Margaret Thatcher. "Yo prefiero líderes fuertes. Thatcher fue quien construyó este país lentamente. Todos estos muchachos, Gordon y Tony Blair, sólo tratan de complacer a todos todo el tiempo", señaló.

Las declaraciones de Ecclestone, envuelto en varios escándalos políticos por donar más de millón de libras al Partido Laborista en la década de los noventa, no cayeron bien entre los líderes de agrupaciones judías de Londres. Stephen Pollar, editor de Jewish Chronicle –una publicación judía- dijo que "Ecclestone es un idiota y moralmente repugnante. No tiene idea de lo estúpido y ofensivo que son sus puntos de vista y no merece mas que el desprecio de todas las personas decentes".

Por su parte, Denis MacShane, presidenta del Instituto Europeo para el Estudio del Antisemitismo Contemporáneo también cuestionó al líder de la máxima: "si Ecclestone piensa seriamente que Hitler hizo las cosas bien matando a seis millones de judíos sólo muestra una completa falta de juicio".

La Junta de Representantes de los Judíos Británicos también salieron al cruce y criticaron las palabras "desafortunadas" del títular de la F1. "Las declaraciones del señor Ecclestone en relación a Hitler, las mujeres, los negros y los judíos son bastante extrañas", manifestó un portavoz en alusión a las críticas que recibió el directivo hace unos meses, cuando minimó las demostraciones racistas que tuvieron simpatizantes españoles contra el piloto de McLaren, Lewis Hamilton.

Comentá la nota