Ebullición política por el posible adelantamiento

Diversos sectores peronistas comienzan a definir sus acuerdos y candidatos ante los comicios que serían el 28 de junio. Las mayores especulaciones se esconden detrás del posible alejamiento de Graciela Rosso y la candidatura, o no, de Miguel Prince. Por ahora, Luciani en el vecinalismo y Tonini con De Narváez serían los únicos postulantes seguros.
“Si le piden que ocupe un cargo a nivel nacional, no tiene margen para negarse”. La frase fue pronunciada por una de las personas de interconsulta diaria con la intendenta Graciela Rosso. Tal como reiteran casi todos los días desde medios nacionales de prensa, Rosso es la reemplazante “natural” que el kirchnerismo baraja para el sitio que dejaría libre la ministra de Salud de la Nación, Graciela Ocaña.

Por eso, en las filas del rossismo local la incertidumbre es enorme. La intendenta pretende –en ese hipotético escenario de su alejamiento- pedir una licencia y ceder la Intendencia al actual presidente del Concejo Deliberante, Hernán Mosca.

Con todo, Rosso buscaría realizar un control similar al que desarrolla Sergio Massa en Tigre, donde fue electo intendente en las últimas elecciones y prácticamente no llegó a asumir porque se sumó al gabinete nacional. La idea de Rosso es realizar reuniones de gabinete todos los sábados para mantener el control en las decisiones.

El armado de la lista de candidatos a concejales de la intendenta es un rompecabezas con piezas que se ubican a la izquierda y otras a la derecha. Rosso cree que podrá unificar esas posturas sin conflicto. Algunos de los que trabajan en la elaboración de la propuesta electoral con presuntos perfiles de izquierda, además de la jefa comunal –quien ya eligió la canción para su spot publicitario- son los funcionarios Diego Bava, Esteban Strambi y Eduardo Racedo, con acercamientos constantes al gremialismo a través de Julio Acedo. El ala derecha de Rosso la custodia el ex candidato a intendente por el Paufe y periodista radial Carlos Porto, quien también pretende pelear espacios en esa lista.

Sólo para fogonear y medir el impacto en la comunidad, se dejaron correr algunos nombres de potenciales candidatos a ediles: Adriana Rosso, para jugar con aquello del apellido más convocante en la lista; Oscar Clarensio, Lucía o Carla Isnaldi; Diego Bava, Julio Acedo y Eduardo Racedo suenan en los pasillos de la Municipalidad.

Cuando todavía no se hablaba del adelantamiento de las elecciones, Rosso avanzaba en un acuerdo político con el sector disidente del princismo encabezado por Luis Vanin, Ariel Notta, Iris Bustos y Gustavo Sicca. Si bien no se descarta la posibilidad de que Notta sea candidato, esas coincidencias no se expondrían en la lista, a pesar de que tres de cuatro ediles de “Compromiso Peronista” culminan sus mandatos en el Concejo durante el corriente año.

Su inserción formal al oficialismo sería con cargos relevantes en el gabinete municipal, donde continuamente se generan vacantes.

A RÍO REVUELTO

Lo que nadie niega es que ese abandono de Rosso del poder local potenciará –con sobrados argumentos- a todos los discursos opositores. Y, en especial, el del actual asesor de la Comisión Nacional de Regulación del Transporte Miguel Prince, agazapado para regresar a la Intendencia.

Por estos días, Prince se encuentra definiendo si será candidato a concejal. Gustoso de jugar al misterio, días atrás encabezó un acto partidario en el local céntrico del PJ, pero no adelantó cuál será su postura. Su problema no es nuevo: no deja crecer a nadie bajo su sombra. Por eso es que suena como opción para la lista, por enésima vez, Rubén “Cacho” Leopardi, hoy funcionario provincial de Infraestructura Escolar.

Se presume que Prince ya cerró filas detrás de la lista oficial del justicialismo provincial, con Alberto Balestrini, y a partir de su triunfo en las internas de esa fuerza conseguirá acompañar la nómina del Frente para la Victoria. El sector de Rosso se presentaría por “colectora”. A los referentes nacionales y provinciales les importa muy poco esa definición porque ambas opciones sumarían votos para los candidatos nacionales.

Contra los pronósticos, Prince no acordaría con su amigo Felipe Solá. De hecho, el doctor Rodolfo Socolovsky salió a madrugar a varios dirigentes locales y ayer, al cierre de esta edición, presentaba en “El Colonial” la mesa local de la Primera Seccional Electoral del proyecto político de Felipe Solá junto a Carlos Brown y el concejal de Ituzaingó Walter Elías.

El peronismo que tendría sus aguas internas más quietas es el representado por la ex diputada María Inés Fernández. Amparados por la billetera y el proyecto de Francisco De Narváez, sólo les queda determinar si buscarán un acuerdo con Prince, aunque las ganas son escasas.

Allí, Pablo Tonini suena como potencial candidato para renovar su mandato de concejal.

Los demás también se apuran

La UCR, el ARI y la Corriente Convergencia Federal cerraron filas en conjunto para las elecciones de junio u octubre. En estos días debaten el armado de la lista, tratando de convencer al radical Manuel Silva para que encabece la nómina.

Ese espacio no tendría sus puertas cerradas. Se trabaja a diario para sellar una alianza también con el Partido Socialista, que en los comicios anteriores se vio impedida de participar. Las gestiones de esa fuerza las motoriza Ariel Giacoia.

En la Unión Vecinal, prácticamente no se discute sobre las elecciones. Con la tinta aún fresca del certificado de defunción de la alianza con el GEN de Juan Carlos Juárez, Oscar Luciani sería el seguro candidato a concejal. Mónica Laporte, Eva Prestes y Héctor Melo suenan como posibles acompañantes.

El juarismo apelaría a las amistades del diputado para armar su lista. Se rumorea que además de Regina Palomar, se tentó al contador y humorista Rodolfo Tessone.

El PRO local estaría presentando a su gente la semana próxima. Y el Partido Obrero, Izquierda Unida y el MAS, entre otros, todavía no dieron señales de vida.

Comentá la nota