Durrieu ratificó las declaraciones en referencia a los niveles de evasión fiscal en la provincia.

El Secretario de Ingresos Públicos ratificó que “como resultado de las acciones de laboratorio y de campo que realiza la Dirección General de Rentas se va comprobando que los grados de evasión alcanzan a un número significativo de contribuyentes y a su vez, tomándolos individualmente, el grado de incumplimiento a las obligaciones fiscales es superior a los registros promedio que se verifican en otros lugares del territorio nacional”. De esta manera Cristian Durrieu salió al cruce de las duras críticas que se escucharon desde empresarios del sector turístico por éstas afirmaciones, e insistió en el alto índice de incumplimiento en el pago de tributos en Tierra del Fuego.
En este sentido sostuvo, como ejemplo, que “con acciones concretas realizadas recientemente es posible afirmar que en el rubro turismo, específicamente en lo que hace a las embarcaciones que realizan excursiones en el Canal Beagle, en la mayoría de los casos orilla el 90% de omisión de la base imponible”.

En relación a este punto en particular sostuvo que “es claro que en esa oportunidad en ningún caso se habló de contribuyentes que cumplen sus obligaciones fiscales, los que son muchos y no tienen porque sentirse afectados. La alusión estaba claramente dirigida a los evasores que ciertamente existen, y en un número sustancial de ellos el grado de incumplimiento alcanza niveles preocupantes”.

En relación a la polémica suscitada con la Cámara de Turismo de la ciudad de Ushuaia, el Secretario de Ingresos Públicos de la Provincia aclaró que “esta Secretaría habla sobre la base de trabajo de campo y de laboratorio realizados por el organismo recaudador, lo que le da un importante fundamento a las declaraciones formuladas”.

“Por el contrario la contestación o refutación realizadas por dicha entidad se basa en la consulta a los propios interesados, lo que resulta de muy escaso rigor científico desde el momento en que razonablemente los evasores no van a reconocer su condición de tales tan fácilmente”, dijo el funcionario.

Durrieu agregó que “mis declaraciones no responden a una posición autoritaria ni a consideraciones personales, ni están dirigidas a ningún grupo que no sean los evasores lisa y llanamente. La motivación es una sola, evitar el anonimato de los contribuyentes incumplidores y disuadirlos para que no persistan en esa situación como paso previo a la adopción de medidas directas para el cobro de los tributos”.

Durrieu se lamentó de esta polémica “yo tenía la ilusión de recibir como respuesta el apoyo para combatir la evasión. No hay que olvidar que la existencia de evasión en un rubro, tenga el nivel que tenga, se traduce necesariamente en competencia desleal que perjudica a los integrantes del mismo rubro que cumplen sus obligaciones”.

Por último el funcionario recalcó que “más allá del mero incumplimiento del pago de los tributos que se observa en forma general en todos los rubros, en un número significativo de los casos los contribuyentes utilizan diferentes ardides, y lo que podríamos llamar una ingeniería de la evasión, ya no sólo para sustraerse al pago del tributo sino que además intentan ocultar la existencia de las obligaciones fiscales mediante maniobras que encuadran dentro de la figura de la defraudación fiscal”.

Comentá la nota