Duros cuestionamientos al accionar policial de una mujer que integra la Multisectorial

Una integrante de la Multisectorial lanzó duros cuestionamientos al accionar policial cuando intentaba denunciar el robo de una cartera en el microcentro, el jueves por la noche, y abogó porque "esto se va a tener que terminar de alguna manera" en referencia a su decisión de movilizarse para impulsar cambios.

Iris Migliavaca se mostró "totalmente indignada por lo que nos ha pasado" y explicó que "doce menos cuarto de la noche salíamos de cenar con un grupo de amigas, caminamos por Rivadavia para disponernos a ir cada una a su coche y en ese momento se nos acerca un chico que no vimos de dónde salió, porque no andaba nadie. Y atraviesa el grupito nuestro que éramos cinco o seis y a la última le pega el manotazo en la cartera y sale corriendo. Nosotras gritábamos, gritábamos, pero no había nadie en la calle. Y empezamos cada una con el celular a llamar al 101".

En esas circunstancias Migliavaca cuestionó que "primero, no te contestan los teléfonos, hubo una demora impresionante para atender el teléfono, cuando tendría que haber un oficial sentado enfrente para hacerlo. Segundo, cuando llega el móvil después de unos veinte minutos, y eso que estaríamos a cuatro o cinco cuadras de la comisaría, el señor llega indignado porque el punto que le dimos desde donde llamamos era otro. Y nosotras nos habíamos movido porque el chico había salido para ahí atrás y un señor que estaba parado dijo que lo vio subir a una moto Zanella. Le dimos esos datos a la Policía para que lo salga a buscar, pero nos dijo que no. 'Ya lo perdimos', nos dijo como si no le importara y nos recriminaba que cómo lo habíamos llamado a esa esquina. No sabemos cuáles eran las pretensiones del policía".

Tras esa primera mala experiencia la mujer aclaró que "nos mandaron a hacer la denuncia por los documentos y las cosas que había adentro de la cartera. Llegamos a la comisaría y había cuatro móviles en la vereda. Nos dijeron que esperáramos porque había que llamar al oficial de guardia. Nos quedamos ahí esperando y mientras tanto observábamos qué pasaba en esa madriguera. Cuando estábamos adentro salieron veinte policías de adentro como ratas, arriba de los móviles y se fueron. Pero mientras tanto, a las doce de la noche, estaban todos los señores adentro. Tienen derecho como en cualquier oficina y demás, pero que cumplan con su trabajo".

Además, cuando estaban dentro de la dependencia, las mujeres vieron que "empezó a sonar el teléfono y el señor que estaba destinado teóricamente a atender el teléfono se había parado y se había sumado a otro grupo de policías. Y no lo atendía. Cuando se supone que a las doce de la noche si llama alguien a la comisaría no va a llamar para pedir un sandwich, se supone que es una emergencia".

"Fue una desidia total de trabajo, estoy indignada", remarcó.

Por otra parte, recordó que "les decíamos que recorran las calles porque por ahí el chico sacó la billetera y tiró los documentos. Que por supuesto lo único que importa son los documentos, porque te lleva un montón de tiempo volverte a hacer de ellos" y cuestionó "qué hacían todos adentro, para qué se compraron vehículos nuevos".

Migliavaca sentenció que "esto se va a tener que terminar de alguna manera", porque si no "quiere decir que ahora ya no se puede ni salir a la calle porque en cualquier momento te roban".

Por último, la integrante de la Multisectorial relató que, cuando les robaron, "a esa hora andaba una mujer con dos criaturas y un perro. Iba tratando de manotear puertas de autos. Qué hace caminando y tocando puertas de autos para ver si alguien se descuidó y la dejó abierta, cómo la policía no le pregunta qué hacen a esa hora de la noche y si tiene dónde ir a dormir, con el frío que hacía".

Comentá la nota