Duro informe sobre los legisladores mendocinos

Una ONG relevó las conductas y tareas de los diputados y senadores provinciales. La inseguridad fue el tema más debatido. Pero son pocos los protagonistas de las sesiones.
Un monitoreo de la actividad legislativa llevada a cabo entre 2006 y 2008 a nivel nacional y provincial, señaló que en la provincia de Mendoza el tratamiento de las leyes impulsadas por los gobiernos de Julio Cobos y Celso Jaque estuvo marcado por la crisis de disciplina partidaria provocada por la formación de la Concertación.

Además, reveló que existe "poca o nula participación" por parte de algunos legisladores y que es difícil realizar una "corroboración fehaciente de que se sesione con la cantidad necesaria de legisladores o se cuente con la cantidad necesaria de manos levantadas al momento de aprobar las leyes", porque la votación nominal establecida en 2006 no se cumple debido a las deficiencias de funcionamiento del sistema electrónico.

En cuanto a las temáticas, el estudio indica que la inseguridad lideró el debate legislativo en los dos últimos años, seguido de cerca por los problemas medio ambientales.

El trabajo fue presentado esta semana en el Congreso Nacional por la Asociación por los Derechos Civiles (ADC), una ONG dedicada a ejercer el control social de los poderes del Estado. Bajo el título "Qué hicieron nuestros legisladores entre 2006 y 2008", la ADC presentó un extenso análisis de la actividad legislativa, no sólo nacional sino de varias provincias: Córdoba, Mendoza, Jujuy, Chubut, Misiones, Río Negro, Santa Fe, Tierra del Fuego y Tucumán.

El capítulo referido a Mendoza estuvo a cargo de investigadores de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional de Cuyo, quienes trabajaron no sólo en la cuantificación y calificación de la tarea de ambas cámaras, sino también en la observación de las conductas de diputados y senadores en el ejercicio de su actividad parlamentaria.

La primera conclusión referida al contexto político en el que se desarrolló la tarea legislativa coloca en el centro de la escena a las sucesivas crisis provocadas por el proceso de la Concertación, primero a nivel de la UCR -con la división entre iglesistas y cobistas, y luego entre el actual Poder Ejecutivo y el cobismo, a partir de la ruptura de aquel proyecto tras la votación de las retenciones móviles a las exportaciones en el Senado de la Nación.

Según el monitoreo, muchas de las iniciativas tratadas en el recinto obligaron a "difíciles acuerdos entre las distintas fuerzas" ya que el Gobierno provincial, al principio en manos de Cobos y luego con Jaque, no contaba con mayoría propia en ninguna de las Cámaras.

La investigación advierte que la problemática que obligó a todos los sectores a buscar consensos fue la inseguridad.

En ese sentido, recuerda que "cerca de 26 proyectos de ley relacionados con ese tema estuvieron frenados en la Legislatura durante mucho tiempo y algunos fueron aprobados por pedido urgente del Poder Ejecutivo". También advierte que algunos como la ley de escuchas telefónicas y los límites a las excarcelaciones "desataron la polémica".

La ADC señala que tanto durante el gobierno de Cobos como en el de Jaque se acusó al Poder Legislativo de "obstaculizar la gestión". En ese sentido, menciona la última estrategia del Poder Ejecutivo de "arreglar tema por tema a través de leyes cortas" y de "concentrar el papel de nexo entre los dos poderes en la figura del Secretario General de la Gobernación".

Aquí, sin embargo, advierte que las amplias facultades otorgadas a esta especie de "súper-ministro" generaron polémica con la oposición y los gremios.

En cuanto a las conductas, en el ítem "Actividad del Poder Legislativo" se indica que "durante las sesiones es un denominador común la falta de seriedad y orden cuando algún legislador está haciendo uso de la palabra y, principalmente, al momento de votar".

También se señala el uso "recurrente" del teléfono celular y la poca o nula participación por parte de algunos legisladores: "En términos generales son siempre los mismos legisladores que piden la palabra y los que participan de todos los debates. Hay algunos que pasan por el recinto sin haber hecho uso de la palabra y otros que sin hablar tanto, avanzan en la presentación de proyectos de ley".

No obstante, al hablar del quórum, el informe menciona como una grave irregularidad la dificultad para corroborar el número de legisladores que participa de la sesión o que levanta las manos al momento de aprobar las leyes.

A pesar de que el 28 de diciembre de 2006 Diputados estableció la votación nominal de los proyectos de ley, y que durante 2007 el sistema funcionó correctamente, se advierte que a partir de este año se volvió al sistema de votación por signos y sólo cuatro proyectos fueron votados nominalmente.

Según el informe, las autoridades parlamentarias explicaron que se continuará con ese método "hasta que comience el funcionamiento del sistema electrónico que actualmente presenta deficiencias".

Entre los avances registrados en el trienio, se menciona el mejor acceso público a la información parlamentaria, aun cuando Mendoza no tiene una ley sobre ese tema, y los avances en la oferta y diseño de las páginas web de ambos cuerpos legislativos.

Comentá la nota