Duro discurso de Pesatti contra el gobierno provincial al tratarse el presupuesto

“Esta ley, que expresa el plan de gobierno para el próximo ejercicio, mantiene, a nuestro juicio, las causas que se comen una buena parte de los recursos de la provincia, el parásito de una forma de gestionar y administrar que ha sido ruinosa, un estilo de no admitir jamás el error, de no sancionar jamás al funcionario incompetente y mucho menos de someterlo a la justicia cuando está sospechado de corrupción”, señaló el legislador justicialista Pedro Pesatti al representar a su bloque en el debate sobre el presupuesto provincial.
Fue el discurso más crítico en el recinto contra la gestión gubernamental, que mereció algunas réplicas de la legisladora oficialista Adriana Gutiérrez. “El caso Carosio es, como Flavors, un emblema de este estilo que nos roba el porvenir”, afirmó Pesatti.

Al iniciar su alocución, el legislador justicialista ya señaló que: “En este presupuesto todavía no se han borrado las signaturas de decisiones que hicieron del empleo público un desmadre en la búsqueda de asegurar electorado; cargos políticos que nunca paran de crecer; compra de voluntades de dirigentes otrora opositores y hoy funcionarios de gobierno; la obra pública signada por el oficioso sistema de reparto entre las empresas amigas; el uso y abuso en el pago de alquileres que paga el estado, admitido por el mismo Ministro de Hacienda; la contratación de droguerías cuyos medicamentos matan; el IPROSS que crece en nuevos cargos pero no en prestaciones; SAPSE, el CEDEPRE, la Empresa de Energía, el Banco, la Caja, el Aeropuerto Internacional de Cargas, Flavors, la veredita que costó noventa mil pesos...”.

Indicó que “hay evidencias incontrastables de que la administración de los recursos, por parte de este gobierno, presenta severos problemas”, y que existe asimismo una “baja calidad del gasto”.

Hizo hincapié en las consecuencias del caso Flavors y trajo a colación una una nota reciente del diario Río Negro donde aparecen citados el ministro de Educación, Cesar Barbeito, y la subsecretaria de Coordinación Pedagógica, Andrea Novillo Pinto.

Leyó textualmente que: “La comida fresca y de primera calidad que el Ministerio de Educación propone brindar desde 2009 en los comedores escolares resultará un tercio más económica que los preelaborados que el Ministerio de Familia otorgó hasta mediados de octubre mediante la contratación de la firma Flavors y Cía SA. La ración para el próximo ciclo lectivo, para los comedores de las escuelas especiales, residencias, hogares, escuelas insertas en zonas de extrema necesidad y establecimientos de jornada extendida, tendrá un costo de 3 pesos con 40 frente a los 4 pesos con 94 que costaba la ración que se entregaba hasta que el gobernador Miguel Saiz decidió bajar del registro de proveedores a Flavors, a raíz de las denuncias que confirmaron la mala calidad de los productos que proveía.”

Señaló que estos dichos confirman lo señalado en su momento por su bloque que el precio de la ración que se le pagaba a Flavors era un disparate y además “constituye el mejor argumento para señalar la inadecuada administración de los recursos que fueron aplicados para estos servicios vinculados con los programas alimentarios”.

Pesatti se preguntó seguidamente si: “¿Lo que sucedió con Flavors es una excepción o es la regla?”, subrayando que a su juicio “no hay un solo indicio que nos permita pensar que los tiempos que vendrán serán distintos”.

Enfatizó que el presupuesto elevado por el Ejecutivo “mantiene, a nuestro juicio, las causas que se comen una buena parte de los recursos de la provincia, el parásito de una forma de gestionar y administrar que ha sido ruinosa, un estilo de no admitir jamás el error, de no sancionar jamás al funcionario incompetente y mucho menos de someterlo a la justicia cuando está sospechado de corrupción. El caso Carosio es, como Flavors, un emblema de este estilo que nos roba el porvenir”.

Dijo finalmente, luego de realizar un análisis técnico de las distintas partidas, que “este presupuesto viene con las marcas y cicatrices que desfiguraron el destino de la Provincia, por eso lo tratamos de noche, para que nadie vea su verdadero rostro”. (APP)

Comentá la nota