Duro cruce entre la Casa Rosada y el gobierno porteño por la inseguridad

Aníbal Fernández justificó que no se traspase la policía y tildó a Rodríguez Larreta de "vago"; el jefe de gabinete de la ciudad lanzó: "Que no jodan más con que la inseguridad es una sensación. Es una realidad"
ºEl cruce de acusaciones por a inseguridad no ceden. Esta vez, el tema se coló en la disputa que el gobierno porteño mantiene con la Casa Rosada por varios temas, entre ellos, la asignación de recursos para combatir el delito.

"Que no jodan más con que la inseguridad es una sensación. Es una realidad", lanzó el vicejefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta ante una consulta de sobre los últimos casos de inseguridad y las últimas declaraciones de Aníbal Fernández.

Ayer, el ministro de Justicia, había asegurado que el nivel de delito no varió respecto de 2006, lo que despertó la furia del funcionario porteño que salió a contestarle en declaraciones a C5N.

La réplica de Fernández a la embestida de Rodríguez Larreta fue tan dura como la acusación.

"Este señor es un vago al que no le gusta trabajar. En su vida agarró un papel o leyó estadísticas. Dice cualquier cosa con el convencimiento del mitómano de que lo que dice es verdad", arremetió.

El embate continuó con una nueva defensa de la negativa de la Casa Rosada a traspasar parte de la policía a la ciudad, un histórico reclamo de Mauricio Macri. "Poner la policía en manos de estos señores implicaría multiplicar por 20 las situaciones de inseguridad que tenemos", disparó el ministro en declaraciones a C5N.

"Sentimiento". Respecto de las declaraciones de Rodríguez Larreta, Fernández fue igualmente duro. "Esto no se resuelve con spots, paredes pintadas o afiches", comenzó. Y volvió a aludir al "sentimiento de inseguridad". "La gente tiene derecho a sentirse así. Pero el sentimiento va a desaparecer cuando la política de seguridad esté en las condiciones que tiene que estar".

Completó su argumento con una nueva comparación con los índices de delito que se registran en otros países. "No significa que estemos bien. Pero en el resto de los países la violencia se multiplicó y eso se contagia".

Comentá la nota