Duro cruce entre autoridades de la UNSL por los fondos mineros

El intercambio de opiniones se dio durante los discursos de la decana de Humanas y de la vicerrectora.

En el Auditorio Mauricio López se realizó ayer la tradicional entrega de de títulos de la Universidad Nacional de San Luis. Pero también fue el escenario donde la decana de la Facultad de Ciencias Humanas, Martha Pereyra González, dejó ver su disconformidad por la aceptación de los fondos universitarios procedente de las utilidades de la mina Alumbrera. Ante esas declaraciones, la vicerrectora Nelly Esther Mainero, salió al cruce y defendió la postura del Consejo Superior.

Parecer que sería una entrega de diploma normal, pero todo cambió cuando uno de los egresados, Oscar Ojeda, subió al escenario a recibir su diploma con una remera con las siguientes inscripciones: "UNSL o UN$L" y "No a la minera contaminante", en clara protesta a la decisión que tomó la casas de estudios.

A la hora de los discursos, Pereyra González fue la primera en hablar. Al principio señaló que para ella era un orgullo entregar los pergaminos, pero resaltó que estaban en una situación contradictoria, debido a que los ex estudiantes juraban por las fórmulas aprobadas por el Consejo Superior de la universidad que comprometía a los nuevos profesionales a "no dañar al individuo ni al entorno".

Y fue en ese momento, que manifestó su malestar porque el órgano de gobierno de la UNSL, el que ella también integra, aceptó los fondos provenientes de la minería. Para la titular de Humanas, ayer se "incurría en una total contradicción", al ser "conocido el daño que las explotaciones producen en el ambiente, y que ustedes juran no dañar", dijo.

Agregó que el dinero no "puede ser incorporado sin considerar los efectos que tiene la minería a cielo abierto. Aceptar los fondos significa que muchas comunidades sufran por la contaminación de agua, aire y tierra", señaló.

La respuesta no se hizo esperar y fue de la boca de la vicerrectora de la UNSL, quien en remplazo del rector José Riccardo, señaló que entiende que en la casa de estudios haya "posturas o visiones diferentes sobre determinados temas", pero señaló que la decisión que tomó el Consejo Superior, debe ser respetado porque es "el órgano de gobierno de la universidad", y que la decisión fue tomada por una amplia mayoría de los integrantes. El Consejo está integrado por 18 miembros. La votación 11 a 6 y una abstención.

Mainero señaló que la plata no proviene directamente de la minera, sino que a través de los fondos del Estado Nacional. "Nosotros no ponemos en tela de juicio si la minera contamina o no" y aclaró: "A la UNSL no le corresponde ni aceptarlo ni rechazarlos, le corresponde integrar el dinero al presupuesto", dijo Mainero.

La vicerrectora que los presupuestos de la educación "muchas veces está conformado con muchísimas actividades que no nos satisfacen de la forma en que se desarrollan". Y aclaró que de ninguna manera esto es "incompatible con la lucha del medio ambiente y de la calidad de vida, son dos cuestiones absolutamente compatibles".

Comentá la nota