Un duro contrapunto entre Claudia Giorgis y Borthiry

Que vuelva: mientras el intendente le reprochó a la diputada del FrePam que no se preocupó por la suerte de los vecinos de Ataliva Roca, la legisladora insistió en que la plata que se va en hechos de corrupción debe volver a la comunidad. Se trenzaron en declaraciones públicas.

El intendente de Ataliva Roca y la diputada Claudia Giorgis se cruzaron duramente por el polideportivo de la localidad. El jefe comunal dijo que la legisladora es "una caradura", en tanto que Giorgis dio a entender que Borthiry "se movió rápidamente" para ocultar o tapar algunas pruebas del derrumbe que se produjo el 30 de enero de este año.

La polémica se produjo a raíz de que Giorgis formuló una presentación en distintos organismos para que no comenzara la construcción del nuevo polideportivo -que fue licitado el pasado 5 de noviembre- debido a que podrían perderse algunas pruebas que existen en el lugar donde estuvo emplazada la obra realizada por la firma Sol Obras SRL.

El juez Carlos Besi le dio la razón a la diputada y a Borthiry no le gustó nada esa decisión, que paraliza su ambición de contar con un nuevo polideportivo en la localidad.

Por eso, ayer salió con los tapones de punta: la acusó de "montar un show mediático" y de no preocuparse por los vecinos de Ataliva Roca.

"Yo fui el que presenté la denuncia. Yo no la ví denunciar", insistió Borthiry. "Como diputada de la provincia, nunca la ví expresarse de que la localidad tiene la necesidad de contar con un estadio para el desarrollo de las actividades deportivas de nuestros jóvenes", agregó.

"Esto lo denuncio, porque es caradurismo. Se volaron muchos techos de viviendas, mucha gente lloró... El diputado (Juan Carlos) Scovenna, el diputado (Adrián) Peppino y los diputados del PJ fueron a ayudar. Y otros caraduras vinieron a sacarse fotos arriba de las chapas y se olvidaron. Si la diputada Giorgis tiene pruebas, que las denuncie. Pero que no haga show", arremetió.

Giorgis no tardó en responder, pero dijo que no valía la pena extenderse demasiado en una disputa que consideró sin demasiado sentido. Se limitó a mostrar alguna curiosidad porque ni bien ocurrió el derrumbe Borthiry hizo algunas "movidas muy rápidas". Dio a entender que estuvo ocultando pruebas o cambiándolas de lugar. También recordó que mientras Sol Obras construía el emprendimiento, el intendente "visitaba la obra todos los días".

Giorgis comparó la situación con la del ex intendente Néstor Alcala, quien próximamente irá como acusado a un juicio oral y público por el caso de los "recorridos inflados" que hacía la empresa de transporte urbano de pasajeros "El Indio", a raíz de una denuncia formulada por la propia Giorgis, cuando era concejal por Santa Rosa.

"El dinero que se va en las irregularidades y en la corrupción en la obra pública es el que después les falta a los pampeanos en la salud y la educación", señaló la legisladora.

Respecto de Alcala y compañía, consideró que es "una muestra de que siempre hemos trabajado con pruebas, por eso que se quede tranquilo todo el que se tenga que quedar tranquilo, porque cuando hablamos y presentamos cosas en la Justicia lo hacemos con pruebas. Se parecen bastante (los casos), hicimos un trabajo de seguimiento y un ingeniero civil en ese momento realizó la tarea del control de los recorridos inflados y en base a eso acudimos a la Justicia. Lenta, pero está avanzando. En el caso del ex intendente Alcala acudió a todos los recursos y artilugios habidos y por haber y se los han rechazado a todos. Ese es también un dinero que tiene que volver a la sociedad pampeana. Uno pretende que el dinero que se ha ido en actos irregulares vuelva a las arcas de los pampeanos".

Comentá la nota