Duro comunicado de APTS

"Hay mas tinta en el tintero". Parece que el conflicto de la salud que empezó a hacerse público hace algunas semanas atrás con las ya tradicionales marchas que se llevan a cabo desde distintos sectores que incluyen a la salud, la educación y la justicia no tiene fin con esta nueva noticia de falta de recursos para el hospital de la localidad de buena Esperanza. A continuación reproducimos el comunicado:

A fines de abril visitamos el hospital de la localidad de Buena Esperanza y pudimos comprobar en la condiciones de abandono que se encuentran profesionales y técnicos en una zona inhóspita en la que no tienen agua potable (deben comprarla), no hay cloacas, no hay gas natural, la calefacción no funciona, siendo que el hospital se encuentra en un lugar donde se registran muy bajas temperaturas.(la misma no tuvo mantenimiento desde su inauguración); pacientes y trabajadores padecen el frio o tienen que recurrir a pequeñas estufas eléctricas que son totalmente ineficaces para calentar y además sobrecargan el sistema y se corta la luz. Imaginemos la injuria por frio de un bebé que nace allí.

¡Bendito sol!

Sólo tienen vivienda médicos y bioquímicos y el resto del personal debe alquilar pequeñas casas a precios que son muy altos e incluso alquilar habitaciones en hospedajes compartiendo baño y cocina y en el peor de los casos una profesional alquila un garaje donde vive con sus dos hijitos. También tenemos quienes viven en Villa Mercedes por que la localidad no dispone de lugares habitables para ofrecer a quienes tienen que atender su salud y deben viajar para concurrir a cumplir sus funciones.

Hay sólo 2 médicos que es lo mismo que decir 2 médicos solos;

3 bioquímicos (con igual trabajo y distinta categoría o sea distinto sueldo, lo cual viola el principio constitucional); 3 lic. en obstetricia; 1 técnico de rayos (cuyo equipo no funciona), 2 odontólogos, 1 kinesióloga, 1 farmacéutica, 1 nutricionista y un pediatra. Los médicos están de guardia día por medio. Imposible hacer consultorio e internación. Imposible sobrevivir con ese ritmo de trabajo.

Hay solo 6 enfermeras cuando harían falta 12 como mínimo.

No se les paga adicional por zona desfavorable por que hay WI FI que por cierto no funciona y la gente es feliz por que compró una computadora y no valora la pobreza y el abandono por parte del gobierno para el cuidado de su salud.

Es nuestra tarea exigirle al gobernador que atienda las necesidades de quienes son los únicos que trabajan en el cuidado de la salud de los lugareños.

En Buena Esperanza no existe la medicina privada o sea que nosotros somos su única esperanza

Comentá la nota