Duro ataque verbal de Alperovich a los autoconvocados

En la mañana del viernes, el titular del Poder Ejecutivo afirmó: "lo que están haciendo con la gente humilde no tiene perdón de Dios", en referencia a la protesta que llevan adelante los médicos, técnicos y administrativos y enfermeros del Sistema Provincial de Salud. En otro momento Alperovich manifestó que "hay 4 mil operaciones menos, hay recién nacidos que no están siendo atendidos y creo que ellos no tienen la culpa ellos de pagar esto
A dos días de una nueva audiencia conciliadora convocada por el arzobispo Luis Villalba, en la intención de destrabar el grave conflicto de la sanidad, el gobernador José Alperovich volvió el viernes a embestir duramente contra los médicos y empleados autoconvocados de la salud.

"Lo que se está haciendo con la gente humilde no tiene perdón de Dios", lanzó el titular del Poder Ejecutivo, en alusión al paro por tiempo indefinido que llevan adelante los profesionales, paralizando la atención de los consultorios externos y postergando la realización de cirugías programadas en los hospitales públicos.

En su contacto matinal con la prensa, Alperovich cuestionó la modalidad de protesta que llevan adelante los galenos tucumanos desde hace cuatro meses, ante la falta de respuestas del gobierno a su reclamo de sueldos dignos y estabilidad laboral.

"En muchos casos no se está entregando la leche a la gente, hay 4 mil operaciones menos, hay recién nacidos que no están siendo atendidos y creo que ellos no tienen la culpa ellos de pagar esto", disparó y consideró que el quite de colaboración "no es lo correcto, porque todos tenemos derecho a protestar, pero no hay derecho de no atender a la gente humilde".

Por otro lado y pese a los reclamos de los autoconvocados de la sanidad para que sea él mismo quien lleve adelante las negociaciones con el sector, Alperovich confirmó que serán los ministros de Salud, Pablo Yedlin, de Gobierno, Edmundo Jiménez, y de Economía, Jorge Jiménez, quienes concurrirán a la audiencia del próximo lunes, a las 15.30, en la sede del Arzobispado.

Comentá la nota