Duro ataque opositor al juez Faggionato

La UCR y la Coalición Cívica vinculan al Gobierno con el magistrado de Campana; denunciaron que se instaló una campaña sucia
Alertados por lo que consideran la continuidad de una "operación política" del Gobierno contra el candidato de Unión Pro, Francisco de Narváez, distintos referentes de la oposición se unieron ayer para cuestionar al juez federal Federico Faggionato Márquez, que citó al candidato opositor para que declare en una causa por tráfico de efedrina.

El magistrado investiga a De Narváez por llamadas recibidas en el celular de uno de sus empleados desde un teléfono del llamado "rey de la efedrina", Mario Segovia, hoy detenido. Desde la UCR y la Coalición Cívica, de Elisa Carrió, que conforman el Acuerdo Cívico y Social (ACyS) en todo el país, partieron las críticas más duras hacia el Gobierno y el juez. En las huestes de Carrió, incluso, se comparó la citación judicial a De Narváez con las falsas acusaciones del kirchnerismo contra Enrique Olivera, en 2005, cuando era candidato a legislador porteño.

El titular del Comité Nacional de la UCR, Gerardo Morales, fue más cauteloso con la causa judicial, pero muy duro con Faggionato Márquez. "No vamos a involucrar a la UCR en una campaña sucia. Pero Faggionato Márquez tiene una situación complicada en el Consejo de la Magistratura, con 36 pedidos de juicio político en su contra. Es sospechoso que salga ahora con esta citación", afirmó el senador jujeño.

"Esto huele a operación política y estoy convencido de que el Gobierno está detrás", afirmó Olivera a LA NACION, y recordó su caso, una acusación surgida de dirigentes allegados al kirchnerismo por cuentas no declaradas en bancos del exterior, que fue más tarde desmentida.

Olivera, actual candidato a diputado nacional en cuarto término por la lista del ACyS en la Capital, dijo que conocía sobre la causa que involucra a De Narváez "por lo que sale en los diarios", pero afirmó que "la efedrina está más cerca del Gobierno, por la gente involucrada con el financiamiento de su campaña, que de cualquier otro argentino".

Operaciones

Para Olivera, "ambas causas se parecen, y mucho, en lo que hace a los métodos. El kirchnerismo está lleno de gente preparada para este tipo de operaciones", afirmó.

El diputado Fernando Sánchez (CC-Capital) hizo públicas sus sospechas sobre el Gobierno y el juez. "Respetamos la presunción de inocencia y el derecho a la defensa de cada imputado. De todos modos, nos parece sospechoso que se cite a un candidato a la Justicia 20 días antes de la elección. De Néstor Kirchner se puede esperar cualquier cosa", afirmó a LA NACION el diputado y hombre de confianza de Carrió en territorio porteño.

Tanto Morales como Carrió coincidieron en que la pelea entre Kirchner y De Narváez es una interna del propio justicialismo. "Es una guerra entre bandas. Este es el primer round", dijo la líder de la Coalición Cívica en Córdoba, luego de reunirse con su aliado en esa provincia, el ex intendente Luis Juez.

"Todo el hecho se relaciona con la interna del PJ1 y el PJ2. Son lo mismo y van a terminar juntos", disparó Morales.

Una posición similar asumió el candidato bonaerense de la izquierda trotskista, Néstor Pitrola (PO), para quien De Narváez "tiene que dar explicaciones a la Justicia, por llamadas que salieron desde su celular. Pero Kirchner tiene poca autoridad moral para hablar del tema, ya que su campaña electoral tuvo aportes como los de Sebastián Forza", uno de los empresarios asesinados en el triple crimen de General Rodríguez, presuntamente vinculados con el tráfico de efedrina.

La candidata Vilma Ripoll (MST-Nueva Izquierda) afirmó: "Más allá de las chicanas mutuas, la efedrina los salpica a los dos: a uno por las llamadas a su celular y a otro por los aportes a la campaña anterior. Uno y otro son parte de la misma vieja política y del mismo viejo PJ".

Más defensas de De Narváez provinieron desde los partidos aliados al macrismo. "El oficialismo demuestra su desesperación", afirmó el diputado Luis Galvalisi (PDP-Capital). "No les bastó con violar la Constitución al poner al gobernador Scioli como postulante a diputado. Ahora a través de un juez persiguen a un candidato de la oposición", definió el diputado demoprogresista.

Comentá la nota