Durísimo con Scioli

"Me parece que Scioli ha demostrado lo que no puede hacer; la Provincia entendió ahora lo que yo dije en su momento: que a Scioli era mejor quererlo que votarlo. Dos años después es obvio que le quedó grande la gobernación bonaerense".
Así, con esa dureza, contestó De Narváez cuando el diario le preguntó si creía que Scioli sería uno de sus contendientes en la interna del PJ por la candidatura a gobernador. Y fue por más. "Tengo dudas de que Scioli tenga resto (para buscar la reelección); pero bueno, como a él le gusta ser candidato, por ahí se anima, pero creo que es el fin de su forma de gobierno. Scioli es el emblema de lo que la gente no quiere".

Y en el mismo tono opinó sobre la gestión. "El Presupuesto de la Provincia que se sancionó (para este año) es mentiroso, porque el déficit va a estar por encima de los 15 mil millones y no en 10 mil. Con esta conducta del kirchnerismo de mentir y engañar, hay un problema muy importante en la Provincia, y con este desaguisado que se ha armado con el Fondo del Bicentenario la posibilidad de endeudar más a la Provincia será muy precaria", dijo.

"Vamos a focalizarnos sobre el Presupuesto y nos preocupan mucho las partidas (de gastos) grandes pero también las más chicas, como qué está pasando con los comedores infantiles, porque hay un total desfinanciamiento, casi diría un desinterés de Scioli, por lo que está pasando en la base social, y esto es peligrosísimo y no por el efecto económico sino porque se nos mueren los pibes de hambre. Pero también vamos a construir el debate sobre cuál debe ser la posición de Buenos Aires frente a la Nación y al resto de las provincias. Se necesita un nuevo fondo de reparación de toda la provincia de Buenos Aires", concluyó.

Comentá la nota