DURETTI y LOS EXCESOS por Jorge Cagliani

Desde sus debates radiales contra las relaciones prematrimoniales, allá por los 90 en su adolescencia, hasta sus veleidades de alto funcionarios de Cancillería o un dudoso título de politólogo, presuntas tecnicaturas en seguridad o su devenida - a ultimo momento - especialización en la cría de cerdos de pedigreé, hasta su lograda banca en la cámara baja de la legislatura provincial, Darío Duretti supo hacerse de un lugar en los medios con noticias que iban desde la incredulidad hasta el desparpajo.
Sus ultimas referencias mediáticas, ya hasta de matutinos nacionales como La Nación o Clarín, lo colocaban como centro de las preocupaciones y reflexiones de almohada del propio gobernador de la provincia , que se debatía en el mar de dudas sobre si aceptaba o no su dimisión al cargo, todo esto a poco menos de un mes de ser tapa en medios locales y provinciales por la denuncia de amenazas contra la familia del todavía presidente del Partido Justicialisla local.

Hoy se hace nuevamente tristemente célebre al manipular el despido de tres agentes de IOMA los que habían sido recomendados e ingresados por el mismo hace poco tiempo.

Las palabras del titular de ATE, que resonaron apagadas por los bombos y las bombas frente al local de la calle Conesa, sintetizaron su actual situación "Duretti se cae a pedazos y quiere llevarse puestos a los compañeros".

El hecho de que uno de los afectados por la medida arbitraria tenga el apellido Marini, (hermano del presidente del PJ y de su secretarísimo personal) coloca el episodio triste de por sí, en el marco de la sangrienta interna partidaria que ya ha dejado varios heridos en el camino.

El mismo Mariano Marini hizo pública una denuncia por presuntas amenazas contra su familia, en la cual no solo involucró al diputado o secretario provincial, sino a su propio hermano Germán, marcando claramente un conato de interna familiar que involucra a la sociedad toda, por tiempo que le quita a la justicia o la policía estos hechos y porque sabemos que humo de las cubiertas quemadas por los sindicalistas termina tiznándonos un poquito a todos.

No daría la extensión de esta nota para publicar parte del catálogo de excesos que supone la vida de este individuo pero como dato adicional diremos que existe malestar en una entidad crediticia local donde, saltando protocolos y listas de espera, sin exámenes previos y rompiendo otras reglas como el límite de edad de ingreso, este habría ingresado un auxiliar haciendo caso omiso a las protestas.

Darío Duretti se ha juramentado bajar del sitial que el mismo le otorgó al presidente del PJ, para ello juega hoy con su amenaza de retornar o no a la banca, posibilidad que dejaría sin conchabo a muchos que ante la factibilidad de perder privilegios de los que ningún trabador goza, serían capaces de entregar su propia alma y participar de su guerra santa contra la estrella del baloncesto vernáculo.

Ignoramos si esperaba o no la reacción del sindicato, si sabemos que esto lo coloca nuevamente en boca de los medios locales y provinciales.

Mariano Marini, dentro de todas las tardías revelaciones respecto a la personalidad de su ex jefe dijo una que quedó en memoria de todos. "Duretti se enoja cuando le decimos que no tiene consenso en la sociedad/

Aún así desde su intricando cerebro se ha empecinado en verse como posible candidato a intendente en 2011.

Los radicales están locos de contentos.

Comentá la nota