Las duras imágenes de la realidad misionera que superan a la ficción del marketing político

Yerbateros en las rutas. Empresarios quebrados. La mayor base de la economía misionera por el suelo (forestal)… el tiempo ha dado la razón a los que dijeron en su momento: "solo son nuevas caras con viejos vicios políticos".
Hoy podemos hablar de la falta de previsión ante tragedias, la falta de políticas productivas… no se puede negar que se ve la voluntad de cambiar algunas viejas prácticas políticas, pero como decía mi vieja: "solo con voluntad no alcanza".

Es por ello que aquellas virtudes que se le mostraron a la sociedad misionera sobre el gobernador Closs: juventud… juventud… eh… bueno y eso. Juventud. Evidentemente no sirven de mucho a la hora de dirigir los destinos de una provincia. Además solo se ha visto nuevamente que el primer mandatario solo hace negocios para el interés de unos pocos y no de los misioneros. Evidentemente tenemos que acostumbrarnos a que a los gobernadores les da el síndrome de Zoiel. "Zoi el que gano dinero", "Zoi el que disfruto el dinero"…

En fin existe una serie de situaciones que han demostrado que lo nuevo no siempre es bueno. La esperanza de que las cuestiones cambien siempre está, pero es evidente que el síndrome de Zoila es muy fuerte para aquellos que llegan al sillón de la rosadita. <>

Comentá la nota