DURAS DECLARACIONES DE FELIPE SOLÁ "En Santa Fe actuó la chequera Kirchnerista"

Las sospechas en torno a cómo se gestaron los apoyos decisivos para el oficialismo para la media sanción a la ley de medios aumentan con el paso de las horas.
El encargado de lanzar duras acusaciones fue el diputado nacional del peronismo disidente Felipe Solá, quien sugirió que el gobernador de Santa Fe, Hermes Binner, y su par de Chubut, Mario Das Neves, pudieron haber recibido "favores" de la Casa Rosada para que sus diputados apoyaran el proyecto oficial en la Cámara de Diputados.

"Acá sigue actuando la chequera. A los socialistas los respeto, pero que, tranquilamente, Binner pase a ser aliado del gobierno y en una ley como esta. Es raro que una persona que quiere tener futuro, y no precisamente al lado del gobierno, haya aflojado de esa manera. Da para pensar que ha habido algo para Santa Fe", denunció Solá.

Igual de lapidario fue con Das Neves a quien vinculó con la estrategia electoral de la Casa Rosada de cara a 2011. "Es el plan B de Kirchner, eso está claro. El plan A es Kirchner candidato y el plan B es tener algún otro que lo pueda reemplazar. Das Neves está jugando a eso, aunque diga lo contrario. Los hechos son contundentes", arremetió en obvia alusión a que los cinco diputados que responden al gobernador votaron a favor de la iniciativa que impulsa el Poder Ejecutivo.

Moneda de cambio. Las dudas sobre el abrupto cambio de posición de los diputados que responden a Hermes Binner se instalaron ayer a partir de la difusión de las declaraciones de la diputada provincial reutemista Alejandra Vucasovich, quien se preguntó "¿cuál será la moneda de cambio para que los socialistas hayan cambiado de opinión en forma tan abrupta?

También el presidente del peronismo, Ricardo Spinozzi, hizo estallar en plena sesión del Senado las sospechas sobre este supuesto pacto secreto. Y desde el radicalismo el diputado nacional Pedro Morini opinó que "la provincia algún beneficio debe haber recibido" por apoyar la ley de medios.

El propio gobernador Binner se vio obligado ayer a salir a responder estas sospechas, aunque no terminó aportando demasiadas precisiones. Aludió a la coherencia del socialismo, precisamente lo que se le reprocha después de haber anunciado el rechazo a la ley y en pocos días terminar apoyándola. Al final, Binner calificó de "chicana política" las acusaciones sobre su alineamiento con el kirchnerismo.

Comentá la nota