Duras críticas tanto del PRO y el radicalismo, como de la izquierda

La oposición lo tildó de "inmoral" y el socialismo señaló que es "obsceno".
Desde la oposición, las repercusiones y las críticas no se hicieron esperar. Desde todos los espectros y posiciones políticas brotaron los reproches con respecto a la compra de dos millones de dólares que el ex presidente, Néstor Kirchner, realizó en 2008, cuando la crisis financiera mundial y la estatización de las AFJP ponía presión aquí a la cotización de esa divisa.

El jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, aseguró que la decisión del ex presidente "no fue muy afortunada, más allá de que digan que es legal". No obstante, puntualizó que desde el PRO no adherirán a la denuncia que presentará el diputado por la Coalición Cívica (CC) Juan Carlos Morán para que se investigue el episodio (ver Piden...).

La diputada Patricia Bullrich (CC) sí adhirió al pedido de su compañero de partido, y pidió ayer ante la Oficina Anticorrupción que se ordenara la "inmediata prohibición" al matrimonio presidencial para realizar "cualquier operación financiera o comercial por la cual sea utilizada información privilegiada".

Por su parte, el diputado nacional Francisco De Narváez aseguró que consideraba "inmoral que un señor, que ha sido presidente, que es el marido de la señora Presidenta y que tiene un poder inconmensurable en los valores económicos, tome la decisión de comprar dólares, lo que haya comprado". En ese sentido, enfatizó que el ex presidente "goza de información privilegiada, no es ético".

Desde el peronismo disidente, Felipe Solá sostuvo que el comportamiento del ex mandatario "es un tema ético, no es un tema legal", ya que "lo que hizo desde el punto de vista legal lo puede hacer como cualquier empresa o ciudadano".

Desde la izquierda las críticas fueron durísimas. El senador socialista, Rubén Giustiniani, arremetió contra Kirchner diciendo que el tema va "más allá de las implicancias judiciales". Manifestó que "es obsceno y un verdadero escándalo que el ex presidente haya comprado dos millones de dólares".

El diputado por Proyecto Sur, Claudio Lozano, no se quedó atrás y analizó detalladamente la cuestión. Aseguró que "luego de que la Presidenta y Kirchner hicieran un blanqueo público general a la necesidad de no contribuir a las especulaciones financieras, este suceso les quita autoridad moral para hablar sobre el tema". Por otro lado, sostuvo que la cuestión legal debe analizarse a fondo, evaluando si se dispuso de "información privilegiada". "La Justicia tendrá que investigar y buscar evidencias de comportamiento delictivo", denunció. Finalmente, hizo hincapié en el hecho de que "este no es ni el primero ni el último funcionario ni empresa que participa en este tipo de hechos y recomienda las políticas económicas a seguir, el problema es que Kirchner lo hace resituando un discurso que no tiene que ver con ese tipo de comportamientos".

Desde el radicalismo K también se escucharon críticas. Miguel Saiz, gobernador de Río Negro, aseguró que apoyaba la creación del "Fondo del Bicentenario", aunque con respecto a la situación de Kirchner sostuvo que "no me parece una buena señal".

Comentá la nota