Duras críticas de la oposición al uso de fondos del BCRA

En Diputados señalan que el Gobierno debería emitir una ley porque el Banco es independiente
La oposición reaccionó ayer con duras críticas al anuncio de la presidenta Cristina Kirchner de crear un fondo especial de 6500 millones de dólares con reservas monetarias del Banco Central de la República Argentina (BCRA) para garantizar el pago de la deuda externa.

Desde el radicalismo, el jefe de bloque de diputados Oscar Aguad enfatizó que la decisión presidencial es la constatación del fracaso del modelo kirchnerista.

"Esto no es una política de desendeudamiento, sino una consecuencia de la desconfianza que genera violar la seguridad jurídica, lo que impide al país acceder al mercado voluntario de crédito, donde podría refinanciar su deuda a tasas más bajas, como el resto de las naciones latinoamericanas", enfatizó el legislador, para quien las reservas del BCRA deberían dirigirse hacia "objetivos productivos". Y afirmó: "El Gobierno debió requerir el aval de una ley del Congreso".

En sentido similar, se expresó el diputado Alfonso Prat-Gay (Coalición Cívica), quien cuestionó la falta de una estrategia oficial firme en materia de negociación de deuda. "Este es otro manotazo de Néstor Kirchner. Como no cree en las reglas, siempre tiene una caja a mano para manotear. Así como usan los fondos de los jubilados para pagarles a los amigos del poder, ahora usan las reservas del Banco Central para pagarles a los acreedores externos", enfatizó, y advirtió que la medida adoptada por el Gobierno era ilegal, porque el BCRA "es una entidad independiente y el Gobierno no puede apropiarse de sus reservas".

En este último punto, coincidió el jefe de bloque de diputados de Pro, Federico Pinedo. "Pasar por encima de la independencia del BCRA, que debe cuidar el valor de la moneda y el trabajo, es generar un enorme daño de largo plazo a nuestro país, que no tendrá más la confianza ni de los argentinos ni del resto del mundo", advirtió.

Para el diputado del peronismo disidente Walter Agosto (Santa Fe Federal), la medida gubernamental desnuda el grave problema fiscal que afronta el Gobierno, pues queda demostrado que, con el ahorro fiscal, no se puede garantizar el pago de la deuda. "Por eso, se apela a un manotazo al stock de deuda", criticó Agosto, ex presidente de la Comisión de Presupuesto. También llovieron las críticas desde el sector de la centroizquierda.

"El anuncio de priorizar el pago de deuda en lugar de atender las urgencias nacionales es uno de los actos más ignominiosos del gobierno kirchnerista -fustigó el diputado Fernando «Pino» Solanas [Proyecto Sur]-. Echa mano a 6600 millones de dólares para pagarles a los bancos y a las instituciones que estafaron a los argentinos en 2001, postergando la reconstrucción de industrias públicas que recuperen soberanía, generen decenas de miles puestos de trabajo y ataquen la pobreza."

En el mismo sentido, se expresaron los diputados Claudio Lozano (Proyecto Sur) y Eduardo Macaluse (Solidaridad e Igualdad), así como el senador Rubén Giustiniani (Partido Socialista), entre otros.

Comentá la nota