Con duras críticas, el Gobierno rechazó el corte de ruralistas y metalúrgicos en la ruta 9

El ministro de Trabajo dijo que la protesta que realiza Federación Agraria junto a la Unión Obrera Metalúrgica a la altura de Villa Constitución, "no es la metodología de la UOM", sino de "otros sectores quieren capitalizar oportunistamente" el conflicto; afirmó que se intenta solucionar la situación de 1200 trabajadores de la empresa Paraná Metal; renovados reclamos por suspensiones
El Gobierno apuntó contra la Federación Agraria por el corte que ruralistas y obreros de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) de Santa Fe llevan a cabo desde esta mañana la ruta 9, en la mano que va desde Rosario a Capital Federal a la altura de Villa Constitución.

Juntos, los sectores advierten sobre las "graves" consecuencias de la crisis económica y por la prolongada sequía.

El ministro de Trabajo, Carlos Tomada, se refirió en duros términos al corte. En declaraciones al canal C5N, dijo: "Conozco bien a la UOM nacional y a la de Villa Constitución, y no son ellos quienes impulsan cortes de ruta; no es su metodología". Y continuó, en clara alusión a la Federación Agraria: "En todo caso, se han sumado sectores que quieren capitalizar oportunistamente un conflicto que no tiene nada que ver con la circunstancia actual".

Sin ahorrar críticas contra la entidad ruralista, continuó: "Ya sabemos del comportamiento de la Federación Agraria, y la desprecocupación que tiene con respecto a de los trabajadores. Cuando el ministerio de Trabajo dispuso establecer la jornada de ocho horas para los trabajadores rurales, no quiso firmar. Entonces, no creo que esté en condiciones de plantearse como defensora de los derechos de los trabajadores".

Los hechos. Los manifestantes marcharon hacia la intersección de la ruta 9 y la ruta 90, en el acceso a Villa Constitución, donde el presidente de Federación Agraria Argentina (FAA), Eduardo Buzzi, y el secretario general de ATE, Pablo Michelli, encabezaron un acto.

"Hemos acordado con la UOM de Villa Constitución un reclamo en conjunto porque la situación de los pequeños y medianos productores es insostenible y también la de los obreros de la UOM, dado que hay metalúrgicas que cerraron sus puertas y se está acordando una rebaja de salarios", dijo a lanacion.com el vicepresidente de Federación Agraria, Pablo Orsolini.

Tomada dijo que se están llevando a cabo negociaciones entre los representantes de la empresa Paraná Metal, que se encuentra concursada, y los trabajadores, en las que interviene el ministerio. "Ayer estuve reunido con quienes administran la empresa en convocatoria, y mañana la UOM nacional estan convocadas para reunirse conmigo", detalló.

Reclamo expansivo. El dirigente ruralista manifestó que la crisis del campo "ya se está extendiendo a otras metalúrgicas, como el caso de Siderar en San Nicolás", que la semana pasada decidió suspender su plan de inversión hasta 2011, con lo que unos 2400 trabajadores podrían quedar sin empleo.

"En cualquier momento pueden empezar a despedir personal", advirtió.

Orsolini destacó que desde hace tiempo los dirigentes ruralistas advirtieron que "la crisis del campo no sólo iba a quedar en el campo sino que iba a ir a otros sectores". "Eso se está demostrando. Siempre los primeros en caer son los asalariados, pero esto también va a llegar a la industria, al comercio", aseveró.

"Queremos mostrar la realidad que se está viviendo en el interior del país. Hay que advertir cuán crítica es la situación", subrayó.

Medidas oficiales. Por otra parte, Orsolini se sumó a las críticas del sector a las medidas lanzadas ayer por Cristina Kirchner para fomentar la compra de maquinaria y fertilizantes.

"Los créditos son siempre bienvenidos, pero no en una situación como ésta, donde el productor más chico están pensando en cómo subsistir y los más grandes en cómo seguir adelante", destacó.

Comentá la nota