Duras críticas de Voz Docente al diálogo convocado por el Gobierno provincial "porque se excluyó a los trabajadores"

La Agremiación Voz Docente criticó con dureza al diálogo convocado por el Gobierno Provincial en estos días, como es de conocimiento público, porque no se convocó a los trabajadores, sino sólo a Bancos y Financieras, a las Cámaras Empresariales y las Organizaciones de Productores.
Esta decisión de no tener en cuenta a los trabajadores y a sus legales y legítimos representantes, como son los gremios, pone al desnudo y al descubierto que el publicitado Proyecto 2015 del PEP es un proyecto neoliberal, dirigido a los sectores capitalistas amigos del poder, como lo expresó un conocido comerciante del medio, en tanto que el lugar que se da a los trabajadores y a las mayorías provinciales es de la subsistencia atendida por planes sociales como el de Jefes y Jefas de hogar, el Familias, el Paippa y el empleo público al que se define como un seguro o subsidio al desempleo.

Ya está claro y definido que el Gobierno Provincial considera que el pago de haberes a los empleados públicos de la provincia es un "gasto inútil", al que se califica, porque así lo han manifestado, como un "gasto improductivo".

Condena a generaciones

Tal definición, la del Proyecto 2015, condena a varias generaciones de las mayorías formoseñas a una vida de pobreza y de miseria, toda vez que las "obras de infraestructura a las que, al parecer, está dedicado el Gobierno provincial" y a las que destina más de 700 millones de pesos anuales- cifra muy cercana a la que se destina al pago de haberes- son necesarias pero no suficientes, tanto que el derrame de beneficios, si los produjera, del Proyecto 2015 se espera de aquí a 30 años, es decir la misma teoría económica del neoliberalismo menemista-cavallista, que tanta miseria dejó en el país sin que el "derrame" se produjera.

Los trabajadores exigimos que se nos convoque al diálogo, al menos para que podamos exponer nuestras penurias y necesidades, tal vez logramos que nos vean y nos incluyan en la distribución de los dineros propios del pueblo formoseño.

Comentá la nota