Duras críticas de los ex directores del Lencinas a la gestión del ministro Saracco.

Los médicos Daniel Vargas y Enrique Carubín sostienen que el hospital está en una situación límite y que, a pesar de haberlo comunicado al ministerio, nadie respondió los reclamos.
Enrique Carubín y Daniel Vargas fueron, hasta el 15 de mayo, los directores del Hospital Lencinas, el referente provincial de enfermedades infecciosas. En esa fecha presentaron sus renuncias indeclinables al puesto al que habían accedido por decisión del ministro de Salud, Sergio Saracco. Según la versión de los médicos, no se fueron simplemente por una necesidad del titular de la cartera de realizar cambios en su equipo, sino que su salida fue también escandalosa.

De parte del ministro hubo en ese momento acusaciones hacia estos profesionales, en especial por no estar disponibles las 24 horas para la tarea que se les había encomendado.

En cambio, Carubín y Vargas sostienen algo diferente: dicen que durante el tiempo que estuvieron al frente del hospital se cansaron de hacer reclamos por más personal, más insumos renovación de aparatología e infraestructura. Según sostuvieron, nada de esto fue tenido en cuenta.

Lo peligroso de esta situación es, según estos profesionales, que en las condiciones en que se encuentra el hospital no podría hacerse frente en forma adecuada de una posible epidemia de gripe A.

principales problemas. A través de un documento que lleva el título de Sólo la Verdad nos Hará Libres, los médicos se comunicaron con El Sol y expresaron su versión sobre la renuncia y el estado del hospital. Según dijeron, asumieron en enero del 2008, con un déficit de 35 empleados y con lo que consideraron "un hospital incendiado", que ellos se encargaron de normalizar.

Carubín y Vargas sostuvieron que realizaron en incontables oportunidades reclamos acerca de las insuficiencias del edificio. Entre ellas, destacaron las malas condiciones de las instalaciones eléctricas y los techos, la falta de sanitarios para el personal del servicio de rehabilitación y la necesidad de refacciones urgentes en el laboratorio. Además, según cuentan en el mismo documento, el hospital había recibido ya emplazamientos de una ART para que se realizaran las mejoras.

Al escrito, los médicos lo concluyen asegurando que los reclamos nunca fueron tenidos en cuenta y que por eso renunciaban, no sin antes dejar en claro que Saracco miente cuando dice que les proporcionó los fondos para realizar las mejoras.

Por último, le pidieron al ministro que "actúe como una persona de bien, diga toda la verdad y no manche nuestros nombres y reputación para justificar la propia inacción del ministerio". saracco no responde. El Sol intentó comunicarse con el ministro de Salud, Sergio Saracco, pero este prefirió no responder a los dichos de los médicos.

A través de Pablo Catania, el vocero del gobernador, aseguró que no va a polemizar con los médicos renunciantes, mientras que subrayó que todo lo que había para decir en el caso de los profesionales renunciantes se dijo en su momento. De todas maneras, ratificó que él les pidió la renuncia a los médicos y que no fueron ellos quienes renunciaron por su propia cuenta. También volvió a decir que lo hizo porque estos profesionales no cumplieron con las expectativas del cargo que ocupaban. Mientras, el diputado del PJ disidente Daniel Cassia dijo que todavía está esperando que Saracco asista como invitado a la Legislatura, a fin de despejar dudas sobre la atención que puede brindar el Lencinas ante la posible aparición de la gripe A.

Comentá la nota