Con duras críticas, la UCR dio por cerrado el diálogo con el Gobierno

Con duras críticas, la UCR dio por cerrado el diálogo con el Gobierno
Dijo que la convocatoria fue "una maniobra perversa" del oficialismo destinada a "ganar tiempo". Pero que sólo le sirvió para "perder oportunidades" y "aumentar el descrédito". Se sumó así a la posición de Carrió, Solanas, Reutemann y Macri.
Con doce párrafos lapidarios, la Unión Cívica Radical dio el paso formal para abandonar, con sensación de pena y sin gloria, la Mesa del Diálogo que impulsó el oficialismo después de las elecciones. "El diálogo convocado por el Gobierno fue la bala de plata: la gastó", dice la primera oración del comunicado que elaboró el Comité Nacional. Quizá hubiera alcanzado con esas once palabras para decirlo todo, pero en el texto abundan tramos muy duros destinados a la casa Rosada. En privado, en cambio, la conclusión de sus dirigentes fue lacónica: "El diálogo no existe. Fracasó".

En la declaración que se conoció tras la reunión del Comité, que lleva 25 firmas -entre ellas, la de su presidente, Gerardo Morales y la del titular de la Convención, Hipólito Solari Irigoyen- se sostiene que sus dirigentes acudieron a la convocatoria de buena fe. Pero "ante el buscado fracaso de parte del kirchnerismo, emplazamos a responder sobre la agenda que llevamos a la mesa de diálogo".

Las negociaciones entre el Gobierno y los radicales están en vía muerta. ¿No queda lugar para un nuevo intento?. Difícil. Una alta fuente partidaria confió a Clarín que los movimientos no respondieron a una reacción inesperada. Morales se había comunicado por la mañana con los jefes de bloques en el Congreso, el senador Ernesto Sanz y el diputado Oscar Aguad para tantear sus posiciones.

"¿Y? ¿qué hacemos?", los sondeó. Pensaron en la posibilidad de enviar un ultimátum, como para dejar la puerta abierta. Algo así como un mensaje crítico pero contemplativo. En seguida cambiaron de opinión. "Hay que ir a fondo", coincidieron.

Lo dice un tramo del comunicado: "Ante los nulos efectos" de la iniciativa es evidente que "convocar al diálogo para 'ganar tiempo' ha sido una maniobra perversa que buscaba legitimar la hegemonía K, pero en realidad contribuyó a perder oportunidades y aumentar el descrédito".

Ganar tiempo y maniobra perversa habían sido dos de los argumentos que había utilizado Elisa Carrió, socia de los radicales en el Acuerdo Cívico y Social, para no asistir a la convocatoria. A dos días de que se cumpla un mes de aquellas negociaciones entre los aliados -que terminó por dividir el frente, ya que la Coalición Cívica no asistió al despacho de Florencio Randazzo-, en el entorno de Carrió se jactaban de haber anticipado el fracaso. En la UCR también se jactaban, pero de haber agotado todas las instancias. "No podíamos no ir. El diálogo está en nuestros principios partidarios. Si se fracasó, que pague los costos el Gobierno", se oía al término del debate radical.

La retirada de la UCR deja al partido en la misma posición que la Coalición Cívica y que Proyecto Sur, la fuerza que conduce Pino Solanas, que tampoco asistió a la Mesa de Diálogo. El Gobierno también recibió cuestionamientos en las últimas horas de Mauricio Macri y de Carlos Reutemann.

En el radicalismo, así, se dio un segundo debate: entre quienes reconocían por lo bajo que Carrió tenía razón y entre quienes la criticaban, que son los que sueñan con llevar en la boleta de 2011 a Julio Cobos como presidente.

Morales, para evitar nuevos cruces, alertó: "Es una gran irresponsabilidad que dentro del Acuerdo Cívico sigamos dando una pelea pública por diferencias personales, sin poner más energía en atender los temas de la gente".

El cónclave entre oficialistas y opositores radicales, que además había sido el primero desde que el kirchnerismo arribó al poder había despertado entusiasmo en la cúpula de la UCR. "Nos escucharon, ahora quedan expectativas", había dicho aquel día Solari Irigoyen.

Las expectativas se diluyeron. "El menosprecio al pueblo vuelve con contundencia. La Argentina está al borde de un colapso social", indica la declaración.

Comentá la nota