Duras crítica al Gobierno del Partido Demócrata Cristiano

El Partido Demócrata Cristiano criticó al Gobierno provincial señalando que es "mal llamado Gobierno del pueblo de La Rioja" porque se halla empantanado en su soberbia conduciendo una maquinaria gubernativa estéril, cuya falta de resultados concretos se disfraza con una propaganda abusiva y mentirosa.
Para los demócratas cristianos conducidos por Carlos Paredes, el Gobierno no tiene planificación ni rumbo y se encuentra enmarañado en la torpeza de la improvisación y sólo se limita a tapar agujeros y remendar los errores de sus funcionarios bien pagados.

También consideraron que "no existe" el modelo productivo que el Gobierno se empeña en destacar como rasgo distintivo de su administración. Para el partido eso es un "invento fantasioso" respaldado en una costosa propaganda oficial, con funcionarios obligados a nombrar al Gobernador en cada declaración pública como si fuera el "milagroso descubridor" de una Rioja nueva.

A través de una declaración pública señalaron que el pueblo también se equivoca porque con la elección del Gobierno se creyó que se produciría un cambio necesario, que habría justicia, empleo, salud y educación para todos, que la Policía golpeadora desaparecería, que los jubilados alcanzarían una retribución justa, y que los empleados públicos recibirían un buen salario.

Desde el partido se señaló que los riojanos desafían al Gobierno a dar la coparticipación municipal para que los intendentes y concejales dejen de ser punteros y testaferros políticos; a designar al defensor del pueblo creado hace años; a recategorizar a los empleados públicos y otorgarles un sueldo mínimo de 1.500 pesos.

Como así también a regularizar retroactivamente la situación de bancarios y policías retirados; a realizar una verdadera y necesaria reforma judicial modificando códigos y creando nuevos tribunales; a organizar una red sanitaria en todo el territorio, con equipamiento de primer nivel; a pagar los gastos de los partidos políticos y no sólo del Partido Justicialista, a dejar de usar los bienes del Estado en beneficio político del partido gobernante.

Además de informar sobre los sueldos de los funcionarios y diputados con sus adicionales reservados; a publicar el resultado de la liquidación del Banco de La Rioja para que sepa quién se quedó con el dinero de los riojanos; a declarar cuánto se gasta semanal y mensualmente en viajes del avión provincial con fines políticos-partidarios; a terminar con las villas miseria que son algunas localidades del interior dotándolas de agua, luz, educación y salud pública.

Finalmente advierte que se termine con la mentira y que se unan contra esta dictadura asfixiante y derrochadora que nos está robando la esperanza de vivir con justicia y en paz.

Comentá la nota