Durante el acto oficial del 189° aniversario de la firma del Tratado del Pilar En la plaza, primer discurso de Zúccaro con gusto a campaña

Bajó del escenario para mezclarse con la gente. A medias respondió las críticas de Solá y le pidió unidad a todos los pilarenses. Llamó a defender los puestos de trabajo.

Tras el recorrido histórico del presidente del Concejo Deliberante, Marcelo Castillo, y la poesía gauchesca del subsecretario de Cultura entrerriano, Roberto Romaní, el intendente Humberto Zúccaro lanzó su primer discurso de campaña desde el palco oficial, durante el festejo del 189º aniversario de la firma del Tratado del Pilar.

El jefe comunal pidió que los vecinos trabajen junto al gobierno, prometió evitar que haya despidos en las industrias radicadas en Pilar y, a medias, respondió los ataques del ex gobernador bonaerense Felipe Solá que el último viernes le dedicó más de un párrafo durante su lanzamiento en Pilar como opositor.

En otro tramo de su discurso, Zúccaro prometió castigo para quienes intentan lucrar con la necesidad de los más pobres (ver página 3) y adelantó un plan anticrisis para cuidar el empleo local.

El viernes último, tras entregar 300 mil pesos en microemprendimientos, el mandatario reconoció que había empezado su campaña y señaló que sería con gestión. Pero en la mañana de ayer no dejó pasar la chance de ofrecer un discurso "político" ante un buen número de pilarenses que se acercó a disfrutar del desfile.

Desde la salida de su despacho se movió como político en campaña, hubo besos por doquier, fotos y saludos, más de los acostumbrados.

Una vez en el gran escenario montado en la esquina de Bolívar y Rivadavia, el jefe comunal esperó el momento para dar su primer golpe del año en una campaña prematura que se mantiene tibia.

Desde el inicio de su discurso, Zúccaro utilizó la palabra "juntos" Estado y pueblo y habló de la crisis por la cual hoy se reunirá con empresario y el delegado del Ministerio de Trabajo (ver página 5).

"Se nos avecina una crisis y este intendente quiere trabajar denodadamente en la solidaridad, en la capacidad de tender la mano, para que no se pierda un puesto de trabajo en nuestra localidad, porque no pensar en ésto es no saber de gestión", disparó el mandatario.

A su vez, pidió que todos los pilarenses se muestren unidos y enfatizó: "no importa cómo piensen el día de mañana cuando haya una elección, llevemos todos la camiseta de Pilar y basta de que el Estado aparezca dos meses antes de una elección".

A su vez aprovechó el momento para remarcar sus responsabilidades: "tengo la obligación de cuidar la seguridad, la educación y la salud pública de los pilarenses".

El jefe comunal cerró su primer discurso de campaña de 2009, asegurando cumplir un compromiso muy fuerte: "me pongo para y por ustedes la camiseta de la unión, del federalismo y sepan que existe un Estado presente no corrupto, con un intendente que a las seis de la mañana comienza su actividad y es el último en irse".

"Voy a poner la otra mejilla"

Luego de los dichos del ex gobernador bonaerense Felipe Solá, Zúccaro aseguró que no respondería, aunque elípticamente, al final lo hizo. "Voy a poner la otra mejilla y no voy a contestar los agravios del ex gobernador, aunque se crea dueño y caudillo de hacer política en Pilar", lanzó Zúccaro.

Minutos más tarde ya adentro de su despacho, aseguró no haberse comunicado con la gente de Club Unión para pedirle que no le cedieran el salón a los felipistas, como lo acusó Solá, y mostró sus uñas de caudillo local. "Solá se equivocó, él ya dejó la función institucional y vino a hacer política acá, a media cuadra del municipio, por lo menos me tendría que haber llamado por teléfono", explicó el mandatario.

Comentá la nota