Durán Barba acapara la campaña bonaerense: estrategia, socios y empresas detrás del consultor de Macri y Vidal

Durán Barba acapara la campaña bonaerense: estrategia, socios y empresas detrás del consultor de Macri y Vidal

Llegó al país en las últimas semanas y se paseó por estudios de televisión. La presentación de su nuevo libro, La política en el siglo XXI, arte, mito o ciencia, que escribió junto a su socio más íntimo, Santiago Nieto, fue la excusa del raid mediático por el cual Jaime Durán Barba volvió a mostrarse de nuevo como el principal estratega político y comunicacional del PRO, a veinte días del cierre de listas.

Pero más allá de sus definiciones sobre Mauricio Macri, Elisa Carrió, el círculo rojo o Cristina Kirchner, el consultor más influyente de la Casa Rosada está abocado por estas horas casi con exclusividad a la estrategia de campaña de la provincia de Buenos Aires, en vísperas de las elecciones en las que María Eugenia Vidal será protagonista excluyente, aún por encima de los propios postulantes.

El jueves -el lunes había participado de una reunión de comunicación en Casa Rosada-, el ecuatoriano analizó junto a su socio, Vidal, el jefe de Gabinete bonaerense y jefe de campaña, Federico Salvai, y el secretario de Comunicación, Federico Suárez, los resultados de los últimos sondeos apurados por Ghandi José Espinosa Tinajero, un nombre desconocido públicamente pero relevante dentro del esquema de Durán Barba, revelado por este medio a mediados de marzo.

Espinosa Tinajero es el director de la sede local de Informe Confidencial -así lo presenta Durán Barba en los agradecimientos de su flamante libro-, la empresa insignia del consultor. El responsable de la sede paraguaya de Informe Confidencial -donde también se afianzó en los últimos tiempos Rodrigo Lugones, uno de los viejos socios del estratega- es Roberto Erazo, de estrechísimo vínculo con el ecuatoriano.

Expatriado de Ecuador, Espinosa Tinajero desembarcó en nuestro país hace más de un año y se incorporó de lleno a la estrategia bonaerense. Es el presidente de Inversora Boroca S.A., la sociedad por la cual el gurú predilecto de Macri y de Vidal le factura por la parva de encuestas que encargan desde la provincia de Buenos Aires. Durante la gestión porteña, los honorarios de Durán Barba fue uno de los secretos mejor guardado del macrismo: según deslizan, la llave podría tenerla un empresario de extremo bajo perfil.

Durante el último mes, Durán Barba y su equipo se encargó junto a la cúpula bonaerense de desmenuzar los pros y los contras de Esteban Bullrich y Gladys González, hasta hace algunas semanas número puestos para encabezar las listas de senadores y diputados, respectivamente. La idea del consultor de apelar a candidatos desconocidos por fuera del círculo rojo, y darles volumen por el impulso de Vidal, todavía es discutida en su laboratorio, en el que el español Roberto Zapata se encarga de moderar, moldear y psicoanalizar las conclusiones de los focus groups. Un riesgo frente a eventuales candidatos de la talla de Cristina Kirchner, Florencio Randazzo, Sergio Massa o Margarita Stolbizer. Solo un ejemplo: la imagen positiva de González es del 12% y la negativa del 8. Es decir, su desconocimiento trepa al 80 por ciento. Los números del ministro de Educación son solo un poco menos desalentadores.

Esta semana, el consultor, la gobernadora y su mesa chica de campaña terminarán de analizar los resultados de las últimas mediciones, que incluyeron, por ejemplo, a tres intendentes propios y hasta al ex ministro Guillermo Montenegro, actual embajador en Uruguay, para terminar de despejar las dudas. Montenegro se encuentra con Vidal en el piso 19 de las oficinas porteñas de la provincia cada vez que visita Buenos Aires.

Dedicada a los estudios de mercado y a la realización de encuestas de opinión pública, en el directorio de Inversora Boroca figuró hasta marzo, según los registros oficiales, Guillermo José Garat, un viejo conocido del PRO y otro de los integrantes del staff de Durán Barba que fatiga los pasillos macristas. "Guillo" provee a la provincia de Buenos Aires el servicio de IVR -un sistema telefónico automatizado de respuesta interactiva que utilizan para medir gestión y candidaturas-. Lo hace, según confiaron, a través de TMK Global SRL, inscripta en la AFIP en abril del 2015 y dedicada a "servicios de call center". Sus creadores, en los papeles, también integran el directorio de Call and Contact Center SRL, otra sociedad creada hace nueve años por Garat. "Guillo" fue allanado en el 2012 por la jueza María Romilda Servini por la supuesta campaña sucia orquestada contra Daniel Filmus en las elecciones del 2011, una causa que en el entorno del estratega del PRO adjudican a la ex SIDE K.

Sin embargo, no todas son buenas para el universo Durán Barba: TMK fue observada por incapacidad técnica por la Casa Rosada en el lanzamiento de hace algunas semanas del registro de encuestas, destinado a aglutinar a todos los encuestadores bajo el paraguas de Marcos Peña, un consumidor voraz de encuestas. Inversora Boroca, por ahora, no tuvo objeciones.

La influencia de Durán Barba en la campaña bonaerense es inversamente proporcional a la ausencia de Emilio Monzó, uno de los armadores políticos más relevantes de Macri durante la campaña presidencial del 2015. Monzó hizo públicas sus diferencias con el ecuatoriano en noviembre del año pasado, entrevistado por el diario Perfil. Desde ese momento, el camino del diputado se hizo espinoso. Sufrió el maltrato de la Casa Rosada y su relación con Vidal volvió a resentirse. Elisa Carrió, de excelente relación con el ex ministro de Asuntos Agrarios bonaerense, también sucumbió ante el poderío del consultor.

A mediados de abril, la relación entre Monzó y la Casa Rosada llegó a su pico de máxima tensión. Fue después de que el titular de la Cámara baja leyera, también en Perfil, que Peña quería al vicejefe de Gobierno porteño, Diego Santilli, como reemplazo suyo. Vio al consultor político detrás de esa estrategia. Tuvo que intervenir Horacio Rodríguez Larreta para acercar posiciones. Sin esa gestión, parte de los cimientos del PRO en su versión nacional hubieran crujido. Lo cierto es que de la estrategia electoral de este año, y especialmente en territorio bonaerense, Monzó está excluido. La gobernadora también hizo su parte. El ministro Rogelio Frigerio fue uno de los que también tropezó por su cercanía con el diputado.

Y eso que a Durán Barba no le gustan las internas ni los escándalos mediáticos, a menos que lo tengan a él como único protagonista. No quiere sobresaltos internos durante la campaña. Es un misterio si el ecuatoriano conoció, por ejemplo, los detalles detrás de la salida de Francisco Echarren de la Subsecretaría de Vivienda, Tierras y Hábitat bonaerense, en la que estuvo por solo tres meses. El intendente de Castelli se fue en medio de un silencioso escándalo, que incluiría audios, vinculado con pedidos sombríos a empresarios por parte de su entorno.

La estrategia electoral en la provincia más relevante del país incluye un rubro vital: el apuntalamiento de los "sin tierra", como llaman internamente a los candidatos de que no llegaron a coronarse en los distritos más adversos del Conurbano bonaerense, fundamentales en esta campaña. Es el caso de Carlos Regazzoni (Almirante Brown), Lucas Delfino (Hurlingham), Ezequiel Pazos (José C. Paz), Evert Van Tooren (Esteban Echeverría), Pablo Alaniz (Florencio Varela), Albi Czernikowski (Malvinas Argentinas) y Alex Campbell (San Fernando). Dirigentes con proyección hacia el 2019.

Los "sin tierra", con tal vez la excepción de alguno de ellos, encabezarán la lista de concejales locales, a pesar de que la mayoría de ellos son funcionarios. Y para ellos también hay "método Durán Barba". Desde hace semanas, los candidatos "sin tierra" empezaron a ser asesorados por Move Group, una consultora vinculada al entorno del ecuatoriano, de estrecha relación con "Guillo" Garat y conocida en el universo del PRO, como publicó Infobae a mediados de marzo.

Move Group fue fundada hace unos años por Rodrigo Lugones, pero el año pasado le cedió el 95% de las acciones a Tomás Vidal, un joven que escaló posiciones en el macrismo en los últimos años y que figura, según los registros oficiales, como único socio gerente de Green Consult SRL, la razón social con la que la empresa le factura a los gobiernos nacional, provincial y porteño. En diciembre del año pasado, la consultora ganó una licitación de 3.000.000 de la Vicejefatura de Gobierno porteño, a cargo de Diego Santilli, por un servicio de relevamiento de gestión. Hubo solo tres ofertas: Green Consult -la ganadora-, TMK Global e Inversora Boroca. Todas relacionadas a Durán Barba. El año pasado, Move Group cobró del Gobierno bonaerense, según confiaron fuentes cercanas a la propia empresa, casi 2.500.000 pesos.

Tomás Vidal, la cabeza visible de Move Group, es pariente de Manuel Vidal, subsecretario de Gestión Territorial en Educación de la provincia de Buenos Aires, tiene una vieja relación con el ministro Joaquín de la Torre, trabaja para Julio Garro, intendente de La Plata, y fue contratado por el ministro Jorge Triaca a través del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). En las últimas semanas, una psicóloga de su equipo empezó a entrevistar a los candidatos "sin tierra" para desgranar virtudes y defectos de cada uno de ellos y estudiar como explotarlos durante la campaña. También hacen estudios de grafología y estudios de Big Data, relacionado a las redes sociales. Es, en paralelo, una de las nuevas mañas de Carlos Grosso, influyente asesor externo de Macri y de Vidal, que trabó en los últimos años una inmejorable relación con Durán Barba. Grosso y el ecuatoriano fueron los únicos dos que aconsejaron a Macri no presentarse a las elecciones presidenciales del 2011.

Tomás Vidal y Garat trabajan en tándem con los "sin tierra". Se reúnen con sus equipos de campaña, explotan sus perfiles y echan por tierra sus debilidades. A Czernikowski, por ejemplo, le avisaron que su romance con la modelo Karina Jelinek no prendía en los números. La relación terminó en abril.

Coment� la nota