Dura réplica de Alcec Chivilcoy al intendente Por la aparatología médica

La polémica por el contrato que nunca se firmó entre Alcec y la Municipalidad por la cesión de los equipos médicos que fueron destinados al Hospital Municipal sumó un nuevo capítulo.
Además de las declaraciones efectuadas por el intendente Ariel Franetovich en conferencia de prensa (ver nota aparte), la comisión directiva de la Asociación Lucha Contra el Cáncer Chivilcoy emitió ayer un comunicado en donde se da a conocer los motivos por los cuales se llegó a la intimación legal. Asimismo, se expresa que es falso lo afirmado por el jefe comunal, en sus manifestaciones efectuadas a LA RAZON y en Radio Chivilcoy, sobre que la entidad 'no haya querido firmar dicho contrato' y que 'pretenda obtener rentabilidad del uso de los equipos médicos' en las prestaciones normales que el Hospital efectúa con la comunidad en general, ya que solo se había acordado percibir el ingreso del 'uso extendido a obras sociales, aseguradoras y particulares que optaran por el servicio en base al nomenclador nacional'. En este comunicado se deja de manifiesto que todas estas cuestiones habían sido pactadas previamente en un borrador del contrato consensuado con el asesor letrado municipal, Dr. Fabián Fitzsimons, a quien le adjudican haber sido 'el autor del proyecto originario que sufrió algunas leves modificaciones' y el director del Hospital Municipal Dr. Gustavo Bruno.

El comunicado

Frente a declaraciones públicas del señor intendente municipal, de inusitada agresividad, que afectan a nuestra institución y quienes formamos su Consejo Directivo, la totalidad de sus integrantes reunidos en sesión extraordinaria del 3 de noviembre de 2008, resuelve comunicar a la población: 1. Alcec Chivilcoy resolvió intimar a la Municipalidad de Chivilcoy, en la persona del Intendente, la firma del contrato de comodato, administración y utilización de equipamiento médico hospitalario, cedido en comodato precario desde el 11/10/2006, según la finalidad de la cesión volcada en borrador consensuado con intervención del asesor letrado municipal (autor del proyecto originario que sufrió leves modificaciones) y el director del Hospital. La intimación se cursó por carta documento despachada el 29/9/2008 en la oficina de Correo local y fue seguida de la inmediata presentación por mesa de entradas del municipio de nota acompañando una copia del borrador del contrato, que dio lugar a la formación del expediente Nº 4013-76795. Tal acción se materializó por considerar agotadas las reiteradas gestiones realizadas con ese fin luego de transcurridos dos años desde la entrega de los equipos sin que se brindara información sobre el uso que se les estaba dando. No fue una decisión caprichosa ni intempestiva, adoptada luego de dos largos años en el que intendente municipal no nos recibió a pesar de solicitud de audiencia y durante los cuales sus funciones solo nos trasladaban expresiones de buena voluntad, debiendo comprenderse que el equipamiento médico fue entregado de buena fe sin que estuviera firmado el contrato en la confianza basada en la calidad del ente con el que se convino, haciendo suponer que se trataba de una relación seria en la que lo pactado tenía sello definitivo. La intimación no fue respondida y ni siquiera se acusó recibo. 2. Es falso lo afirmado por el señor intendente en declaraciones al diario LA RAZON del 1/11/2008 referido a que nuestra institución no haya querido firmar el convenio, pues en tal sentido se realizaron, como se comprenderá, repetidas gestiones personales con los funcionarios encargados del tema, y en varias oportunidades se intentó conseguir audiencia con el señor intendente con el resultado negativo, aún la pedida por nota presentada el 27 de agosto de 2007 en secretaría privada. La firma del contrato hace a la responsabilidad de gestión de este consejo directivo ante la institución que representamos, que, debemos recordar, es una institución de bien público ajena a todo interés de lucro, en la cual sus directivos trabajan en forma gratuita. 3. Es falso lo insinuado por el señor intendente en sus declaraciones radiales y en el mencionado reportaje gráfico de que Alcec Chivilcoy pretenda obtener rentabilidad del uso de los equipos médicos por el Hospital Municipal en su actividad normal y funcional de nosocomio gratuito, incluida la actividad hospitalaria en prestaciones a obras sociales y a particulares con pago del servicio, pues precisamente los equipos le fueron cedidos mediante comodato, o sea gratuitamente, para las prestaciones normales del Hospital. Si ese uso es o no rentable al municipio de trata de cuestión a la que resulta ajena nuestra institución, y en todo caso debió ser evaluado cuando se ofreció para mejorar las prestaciones médicas del Hospital. Lo que sí debe decirse es que el equipamiento elevó la categoría de nuestro Hospital dándole derecho a una mejora en la coparticipación destinada a salud por la Provincia. Todo lo cual demuestra, por encima de este injustificado entredicho, el interés que para Chivilcoy tiene contar con un equipamiento que eleva a nuestro nosocomio a lugar destacado entre los principales centros asistenciales del país en las áreas a las que el equipamiento sirve.

4. Además de su destino a uso normal del hospital, explicado en punto anterior, la cesión fue realizada con la condición de un uso extendido a favor de toda la población del Partido y de su zona de influencia, porque esa fue la intención del donante originario, de Lalcec Argentina y de nuestra institución, siendo la causa de la cláusula 5ta del contrato que debió firmarse, que prevé su uso por toda la comunidad médica regional. Este uso extendido debía ser remunerado por obras sociales, aseguradoras y particulares que optaran por el servicio en base al nomenclador nacional, constituyendo un ingreso a favor de nuestra institución destinado a adquirir nuevo equipamiento médico y organización de jornadas científicas para contribuir al progreso de la medicina (cláusula 7ª). Se trata de una condición de la cesión de los equipos que no está sometida a la voluntad del señor intendente, como erróneamente afirma en el octavo párrafo de sus declaraciones al diario LA RAZON. Queda claro en consecuencia que los ingresos que se devenguen a favor de nuestra institución no provienen del uso que el hospital de a los equipos, sino del uso que la comunidad médica ajena al hospital haga de ellos, habiéndose previsto que ese uso extendido no interferiría con la actividad normal del hospital, y por ello debía realizarse en horario vespertino. 5. A lo expuesto se suma el desconocimiento del uso que se está dando al equipamiento médico cedido, si su manejo es realizado por personal especializado, y si se han realizado y realizan los actos necesarios para su preservación y mantenimiento.

6. Consideramos que la cesión de los equipos para su uso en nuestro hospital es de interés de toda la comunidad y así debió ser entendido cuando se aceptó el ofrecimiento, no estando sometido a la voluntad de una sola persona, razón por la cual se resuelve instruir al asesor letrado de la institución presente en el Concejo Deliberante, como máximo órgano político del municipio, un informe detallado para que con su intervención se resuelva la cuestión contemplando los intereses de nuestra población, coincidente con nuestro interés al concretar la cesión de los equipos, con la aclaración de que toda la gestión futura en este sentido deberá concretarse con la presencia de los representantes de dicho órgano para evitar tergiversaciones y nuevas dilaciones.

Comentá la nota