Dura reacción del gobierno iraní contra la Argentina por la AMIA

El Gobierno había cuestionado el viernes la designación como ministro de Ahmad Vahidi, a quien la Justicia señala entre los planificadores del atentado a la mutual judía. Irán lo niega y habló de "injerencia en los asuntos internos" de su país.
El gobierno de Irán acusó ayer a la Argentina de injerencia en cuestiones internas de su país por haber cuestionado la designación como ministro de Defensa iraní de Ahmad Vahidi, buscado desde 2007 por Interpol a pedido de la Justicia argentina, acusado de participar de la planificación del atentado del 18 de julio de 1994 que voló la sede de la AMIA.

"Las posiciones adoptadas por los responsables argentinos tienen como objetivo evidente inmiscuirse en los asuntos internos de la República Islámica y condenamos firmemente estas acciones ilegales", señaló el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Hassan Ghashghavi, citado por la agencia oficial Irna.

Como parte de su dura réplica, el funcionario iraní atribuyó la posición de la Argentina al resultado de "presiones, sobornos y de propaganda por parte de lobbies sionistas". Ghashghavi añadió por otra parte que la acusación contra su país -Irán niega su responsabilidad en el ataque contra la AMIA- se trataba de un "insulto a la inteligencia del pueblo argentino".

"La Justicia argentina no ha encontrado una sola prueba contra los diplomáticos y oficiales militares iraníes", sostuvo el portavoz iraní.

La escalada de cruces diplomáticos prometía seguir. El canciller Jorge Taiana se enteró de la respuesta de Irán al llegar a Miami, donde participará hoy de una misión de la OEA en Honduras. Una alta fuente de la Cancillería le dijo a Clarín que "es una excusa ridícula que se nos acuse de injerencia en asuntos internos, cuando la Justicia acusó a diversos funcionarios iraníes que están con pedido de captura de Interpol".

La nominación de Vahidi como nuevo ministro de Defensa suscitó el viernes el repudio generalizado de los tres poderes del Estado argentino y de la comunidad judía. Vahidi es uno de los altos ex funcionarios del régimen iraní cuya captura internacional reclama la Argentina desde 2007. La Cancillería expresó ese día su "más enérgica condena" a la decisión del presidente Mahmud Ahmadinejad de proponer a Vahidi como ministro de Defensa de su gobierno, y aseguró que significaba "una afrenta" a la Justicia argentina y a las víctimas del atentado, en el que murieron 85 personas.

El fiscal de la causa AMIA, Alberto Nisman, recordó que Vahidi era jefe del grupo de elite Al Quds que se ocupaba de las operaciones del régimen iraní fuera de su territorio y aseguró que "participó de la planificación" del atentado en la Argentina.

Desde Washington, también el viernes último el Departamento de Estado consideró "perturbador" el nombramiento de Vahidi.

En Teherán, en cambio, el presidente de una influyente comisión legislativa desestimó las acusaciones contra los funcionarios de su país y anticipó que el Parlamento iraní dará seguramente su respaldo a la designación de Vahidi en Defensa.

El martes pasado, la presidenta Cristina Kirchner participó del acto por los 15 años del atentado, en el cual familiares y dirigentes de la comunidad judía volvieron a insistir -en línea con los resultados de la investigación de la Justicia aregntina- en la responsabilidad de Irán y el partido Hezbollah en la masacre. Los familiares reclamaron acciones directas contra Irán y criticaron duramente a las Naciones Unidas por no tomar medidas contra Irán. Sin embargo, valoraron que Cristina y Néstor Kirchner hayan llevado los reclamos a la Asamblea General de la ONU y a otros foros internacionales.

Desde 2007 Interpol tiene librados pedidos de captura contra Vahidi, otros cuatro iraníes y un libanés.

Comentá la nota