Dura reacción del agro tras otro anuncio para el sector

Cristina Kirchner presentó incentivos para la compra de máquinas y fertilizantes, pero no hubo baja de retenciones ni respuestas por la sequía; las medidas fueron calificadas de "insuficientes y unilaterales
El Gobierno hizo sus anuncios y el campo reaccionó mal. Como en una historia repetida, las entidades agropecuarias encendieron otra vez una luz de alarma ante las medidas que anunció ayer la presidenta Cristina Kirchner.

En un coro unánime, los principales dirigentes del campo, que otra vez no fueron invitados a la presentación en la quinta de Olivos, se quejaron porque el Gobierno toma medidas "insuficientes, unilateralmente y a destiempo". Agregaron que ninguna de las iniciativas conocidas ayer contempla la grave situación de muchos productores por la histórica sequía que afecta amplias zonas rurales en varias provincias.

La Presidenta reapareció en público después del cuadro de baja presión que la había obligado a suspender todas sus actividades el jueves pasado. Después de llevar tranquilidad sobre su estado de salud, presentó el plan dedicado al sector agropecuario, con medidas de aliento a la compra de maquinaria y fertilizantes, pero no mencionó la baja de las retenciones a la soja que reclama el campo.

Cristina Kirchner lanzó un esquema para la compra de maquinaria agrícola durante 120 días, en el que el Banco Nación financiará esa adquisición a una tasa fija del 14% a cinco años. El plan establece, además, que de esa tasa la Secretaría de Agricultura subsidiará 6 puntos.

Es la medida que más entusiasmó a la Presidenta, que apuesta a mantener así los puestos de trabajo en la industria.

"Para que tengan una idea, esto hoy no existe en el mundo, porque si a ese 8% le adosamos la inflación anual, estamos dando dinero sin interés", planteó Cristina Kirchner en su discurso. El centenar de intendentes, funcionarios, sindicalistas y empresarios que habían sido invitados a Olivos debieron escuchar primero las explicaciones de la Presidenta sobre su estado de salud (ver aparte).

La jefa del Estado, con sus papeles sobre el atril, también anunció un acuerdo de precios para los insumos agropecuarios que establece una variación en el valor de éstos que quedará atada al vaivén del precio de los granos.

El acuerdo tuvo la impronta del secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, que ayer participó del acto oficial mezclado entre el público y luego recibió órdenes presidenciales delante de los industriales que se acercaron a hacerle consultas a Cristina Kirchner.

En pie de guerra, el agro, que ya había comenzado el día con escasas expectativas, terminó por confirmar después de los anuncios su disconformidad con la política agropecuaria nacional.

Las críticas

"El productor no necesita crédito para maquinarias. Compra cuando tiene certidumbre", se quejó el presidente de la Federación Agraria, Eduardo Buzzi.

Si bien les dio la "bienvenida" a los créditos, dijo que los aprovecharán "unos pocos", entre quienes mencionó a los "fideicomisos y grandes pooles de siembra". De paso, también planteó sus reclamos por la sequía. "No vemos que se encare en serio un fondo para las zonas de sequía", consideró Buzzi, y pidió reformas en la carga fiscal hacia el campo. "Hay que rever los impuestos; éso es lo urgente porque 66.000 productores estamos por debajo de las 1500 toneladas de producción", apuntó.

El dirigente entrerriano Alfredo De Angeli se sumó al reclamo. "A mediano y largo plazo, los productores no se van a endeudar: hoy necesitan dinero para afrontar sus deudas y la compra de maquinaria pasa a tercer término porque primero hay que vivir -argumentó-. La mayoría de los productores sembramos con los insumos caros, esto va a servir recién en 2011. Como siempre toman medidas de acá a dos años, cuando necesitamos soluciones para ayer."

Desde la Sociedad Rural también criticaron las medidas. El vicepresidente de la entidad, Alejandro Delfino, se quejó por lo que consideró anuncios superficiales e inconsultos. "Son parches sin mayor sentido y soluciones parciales que no creemos que vayan a ser de ayuda", dijo.

Mientras tanto, el titular de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Mario Llambías, dijo en una conferencia de prensa que "si bien las medidas marcan algunos hechos positivos, no hay una soluciones de fondo para los problemas del agro".

La Presidenta intentó ayer enviar un guiño a su entidad, que días pasados le había pedido suspender una resolución por el peso del animal para faena. "Nos parece absolutamente razonable la petición", le dedicó la jefa del Estado.

El nuevo plan del Gobierno incluyó, además, el lanzamiento en el mercado abierto electrónico (MAE) de 100 millones de dólares para la prefinanciación de exportaciones del sector rural y una modificación en el ya anunciado esquema para la realización de feedlots, que incluirá el pago de 200 pesos a los tamberos que se dediquen a la cría del ganado destinado al engorde.

"Con lipotimia, con presión baja, con calor o sin calor, voy a seguir cuidando el interés de todos los argentinos", fue el mensaje final de Cristina Kirchner hacia el campo, alertando ante una posible nueva protesta.

Los detalles del plan

* Créditos. El Banco Nación financiará la compra de maquinaria agrícola de origen nacional a una tasa del 14% a cinco años, que tendrá un subsidio de 6 puntos, y quedaría en 8 puntos.

* Agroquímicos y fertilizantes. Se firmó un convenio para que los precios de estos productos se mantengan en relación directa con las cotizaciones de los granos.

* Ganadería. A pedido de CRA, se suspendió la fijación del peso mínimo de faena para la hacienda en 280 kilogramos.

Comentá la nota