Dura queja de la UIA por el IVA y una firma del jefe de la CGT

En un documento, reclaman por medidas que, dicen, afectan a los exportadores.
A casi un mes de las elecciones legislativas, la Unión Industrial criticó con dureza medidas oficiales. En un comunicado dijo estar "seriamente preocupada". Y le disparó a la devolución de algunos impuestos por parte del Fisco a los exportadores y a un nuevo cargo que les cobra a ellos (también a los importadores) y que iría a las arcas de una empresa vinculada con el titular de la CGT, Hugo Moyano.

Por las dilaciones del fisco los equipos técnicos de los industriales calculan que ya se acumularon unos 2.000 millones de dólares desde febrero hasta ahora.

Según el documento la entidad "está seriamente preocupada por las persistentes demoras en la percepción de reintegros a las exportaciones y la devolución del IVA".

La UIA fue por más. Cuestionó que a la hora de que el Fisco cobre derechos de exportación "el esfuerzo que realiza la industria adelantando esos pagos no se compatibiliza con la demora en los reintegros", según el comunicado.

Los reclamos tributarios de los industriales tienen puntos de contacto con los del campo, que pide la rebaja de las retenciones pero también un sistema de devolución de impuestos más ágil. En la UIA hay preocupación por las secuelas que dejaría la crisis en el comercio internacional.

Los industriales difundieron este texto luego de un encuentro de la mesa chica de la UIA. Allí, fuentes que participaron de la reunión coincidieron en que las opiniones menos glamorosas se las llevó Moyano, quien participa en una compañía de logística que junto a las terminales portuarias formaron un emprendimiento para mejorar el tránsito en el puerto. Para eso le cobran a exportadores e importadores un cargo de 14 dólares por contenedor. Fuentes industriales, sindicales y de las terminales coincidieron en que al asumir Héctor Méndez como presidente de la UIA hubo un contacto entre los dirigentes fabriles, Moyano y las portuarias para evitar que ese cargo siguiera cobrándose. Sin embargo, aquella gestión quedó en nada. Ahora el reclamo pasó a un organismo oficial: hoy los exportadores (CERA) y los importadores (CIRA), que integran la UIA, irán a la Organización General de Puertos.

En el mismo encuentro de ayer en la sede fabril de Avenida de Mayo los dirigentes recalcaron la necesidad de acelerar el tratamiento de una nueva ley de Accidentes de Trabajo. Finalmente, se sinceraron y concluyeron en no hacer público este reclamo al menos por ahora, a poco más de un mes de los comicios y con un Congreso paralizado por la campaña electoral.

El tema de la devolución de impuestos como el de ART integraron la agenda del encuentro que tuvieron hace casi un mes, la presidenta Cristina Kirchner y Méndez. Allí, fuentes gubernamentales y fabriles habían dicho que la mesa chica de la entidad volvería a verse con la Presidenta. Esa cita aún carece de fecha.

Comentá la nota