Dura "pulseada" por la construcción de una central térmica en la ciudad

Lo informó el diario Clarín en su edición de la fecha. La puja la llevan adelante dos empresas locales que llevan como socias tecnológicas a compañías de Rusia y EE.UU. En julio, la administración del gobernador Scioli tendrá que elegir por una de ellas.
Entremezclada con las peleas políticas de la campaña electoral bonaerense, la licitación de la nueva central térmica de Mar del Plata disparó una fuerte disputa entre dos empresas locales que llevan como socias tecnológicas a compañías de Rusia y EE.UU.

La pulseada, por la usina de ciclo combinado que demandará una inversión estatal en torno de los US$ 240 millones, quedó planteada entre dos firmas oriundas de Córdoba que tienen buena llegada a la administración kirchnerista. Por un lado, se encuentra Electroingenería, que lleva como socia y proveedora de las turbinas a la empresa rusa Saturn. Y por el otro lado, aparece el grupo Roggio que tiene como acompañantes a la española Cener y a la norteamericna General Electric (GE).

La obra en juego forma parte del proyecto de "modernización del parque de generación" lleva adelante la empresa estatal bonaerense Centrales de la Costa Atlántica.

Tras haber arrancado a fines de 2008, la licitación de la nueva usina marplatense recién entró en la etapa de definiciones en las últimas semanas. Luego de recibir las ofertas iniciales, la comisión técnica que pilotea la compulsa les pidió a los consorcios oferentes que revisen los números y que procedan a mejorar sus propuestas.

Las nuevas ofertas se entregaron la semana pasada y ahora se abre un período de evaluación que se extenderá hasta mediados de julio, cuando la administración que encabeza Daniel Scioli tendrá que resolver quién se queda con el negocio eléctrico.

En principio, y de acuerdo con los datos obtenidos por Clarín, los valores en danza estarían marcando una virtual paridad entre los dos contendientes.

La propuesta del tándem Electroingeniería-Saturn para construir una usina de 165 MW de potencia ascendería a US$ 220 millones. En tanto, la oferta del consorcio Roggio-Cener-GE por una central de 175 MW treparía a US$ 240 millones.

Las diferencias se encontrarían por el lado de las financiaciones elevadas a la provincia. Mientras Electroingenería-Saturn respaldaría el 100 % de su oferta con préstamos del Gobierno de Rusia y de bancos locales; el otro grupo solo contaría con una propuesta de financiación mínima.

Comentá la nota