Dura polémica por las cooperativas de la pesca en Puerto Deseado

Puerto Deseado, (C).- Una fuerte controversia en torno a la existencia de cooperativas que realizan proceso de fresco se generó en la última reunión del Consejo Municipal Pesquero de esta localidad, allí en el marco del cónclave el concejal Raúl Mella fustigó en duros términos a los gerentes operativos de las empresas locales Pioletti y Pespasa, a quienes acusó de representar a un sector que "solo busca la explotación de los obreros".
Según se supo el encono del edil surgió a raíz de una nota que los gerentes de ambas pesqueras presentaron al intendente Ampuero como parte de "una queja formal por la actitud asumida por Mella en la reunión celebrada el pasado 28 de Mayo en la ciudad autónoma de Buenos Aires , quien fuera de oportunidad y de lugar y sin estar en el temario acusó a las empresas que contratan cooperativas de trabajo con expresiones agraviantes lo que provocó un debate sobre el tema que no estaba en carpeta cuestionando a empresas sin fundamento y dañando el objetivo por el cual fue convocada la reunión y abierta oposición a lo acordado en el consejo en la reunión previa al viaje donde se solicitara unir filas para salir de la crisis y de dejar temas particulares que no están en carpeta para ser tratados en una reunión con autoridades nacionales".

La misiva que molestó a Mella hace hincapié en que las cooperativas contratadas "cuentan con toda la documentación al día abonando los montos establecidos en la ley en tiempo y forma y son fuente de ingreso de más de 200 familias de la localidad estando controladas por la Subsecretaría de Pesca y demás órganos provinciales"".

Si bien la carta de los gerentes pretendía, a decir de boca de uno de ellos ser solo "un llamado a la reflexión del concejal para que en un futuro se abstenga de tocar temas que no figuran en el petitorio y respete los puntos cruciales que se acordaron entregar a las autoridades", la respuesta de Mella no se hizo esperar y en una nota de similares características, el edil repudió la misiva de los gerentes por considerarla "irrespetuosa hacia las instituciones".

Para este concejal que ya va por el segundo mandato, la nota de los gerentes "es inadmisible-puesto que- en el marco de la reunión con el subsecretario (de Pesca de la Nación, Norberto) Yauhar solo reclamé igualdad de condiciones e iguales beneficios para todos los trabajadores operarios de plantas pesqueras, considerando que el gobierno provincial dictaría una serie de medidas que beneficiarían a todas las empresas radicadas en Santa Cruz y es razonable que se reclame que no hayan trabajadores de primera, (en relación directa) y trabajadores de segunda, (empleados de cooperativas).

De todos modos según este medio pudo verificar, las dos cooperativas que procesan en sendas plantas de esta ciudad se encuentran autorizadas por la Subsecretaría de Trabajo, dependiente de la provincia y desarrollan su actividad en el marco de la Federación de cooperativas.

Si bien el ex gobernador Sergio Acevedo había prohibido las cooperativas durante su gestión lo hizo por muy poco tiempo ya que luego volvió a habilitarlas bajo estrictos controles "para que esto no se convierta en otra Mar del Plata" y en estos momentos existen en la localidad alrededor de 9 cooperativas que abarcan distintos rubros que van desde limpieza hasta construcción.

Al analizar ventajas y desventajas de este sistema de empleo informal, para un alto directivo de la empresa pesquera radicada en esta ciudad resulta imposible trabajar el fresco si no es con cooperativas; "en relación de dependencia la gente no produce, hay un nivel tan grande de ausentismo que si uno quiere terminar un producto no lo puede hacer con la gente efectiva, si los trabajadores cumplieran con el trabajo nosotros procesaríamos la materia prima solo con la gente efectiva y no nos veríamos obligados a contratar cooperativas como lo tenemos que hacer", señaló.

Al comentar su situación laboral, Sara, una joven que se desempeña como filetera de la cooperativa Mar Sur, dijo que "trabajando así se gana más, eso sí, se labura más, pero lo que yo cobro es el sacrificio de mi trabajo y lo valoro, este mes si sigue saliendo buena merluza voy a terminar la última cuota de un cachirulo (auto) que me compré hace tres meses", señaló. La mujer oriunda de Salta, recordó que trabajó hace un tiempo en Argenova, "ese sí que no era nada, ahí te pagan por mirarte la cara y estar, pero yo no lo considero trabajo", reconoció.

Comentá la nota