Dura crítica del GAFI por el blanqueo

El organismo internacional envió una carta al Gobierno; dice que el proyecto de ley entraña "riesgos potenciales"; pidió cambios
El Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI), organismo internacional encargado de velar por la lucha contra las operaciones de lavado en todo el mundo, emitió una dura carta al Gobierno en la que pidió explicaciones sobre el proyecto oficial de ley de blanqueo de capitales y sugirió que se le introdujeran correcciones a la idea.

Esta iniciativa fue aprobada la semana pasada con una controvertida mayoría en la Cámara de Diputados, y el Senado prevé aprobar esta semana. Lo hará junto con un amplio paquete de medidas anticrisis que incluye una nueva moratoria impositiva. En la iniciativa que impulsa la Casa Rosada, se abren las puertas a un aparentemente ilimitado blanqueo de capitales: el artículo 32, inciso c, dice que no se preguntará por el origen de los fondos repatriados.

El GAFI, organismo intergubernamental con sede en París, del que forman parte la Argentina y otros 33 países, hizo saber su preocupación: por medio de una nota que su presidente, el brasileño Antonio Gustavo Rodrigues, envió al ministro de Economía, Carlos Fernández, expresa "los potenciales riesgos que involucra" la iniciativa oficial.

Fuentes del Ministerio de Justicia aseguraron que la nota fue remitida a instancias de dos funcionarios del grupo de trabajo de revisión de países del GAFI, uno americano y otro español. En la cartera afirman que "el Gobierno, a través del Ministerio de Economía, está consensuando una respuesta".

Hace dos semanas, el embajador de los Estados Unidos, Earl Anthony Wayne, también llamó la atención sobre el proyecto.

La carta enviada por el GAFI el 8 de diciembre último dice: "Es comprensible que su gobierno tome medidas para respaldar su economía, especialmente en este período de crisis financiera. Sin embargo, dado el riesgo potencial involucrado, sería problemático si el proyecto de ley no incluyera alguna previsión para verificar el origen del dinero u otros bienes que sean introducidos en el sistema finaciero".

El GAFI fue creado en 1989 para perseguir el lavado de dinero y, desde 2001, reforzó la lucha contra el financiamiento del terrorismo. Desde entonces, dictó 49 reglas de control financiero, cuya implementación examinan los propios países mediante procesos de evaluaciones recíprocas. En varias oportunidades, nuestro país estuvo a punto de ingresar en la lista negra de naciones que no combaten el lavado de activos.

Por su parte, el titular del GAFI, Rodrigues, tiene una extensa experiencia en lucha contra el lavado de activos. Con anterioridad a su designación en el GAFI e_SEnDasumió el cargo en representación de Brasil-, Rodrigues se había desempeñado en 2004 como secretario del Ministerio de Finanzas de su país y, a partir de 2006, como presidente del Gafisud, rama regional del organismo. También fue funcionario del Banco Mundial.

Un proyecto peligroso

El 3 de diciembre último, LA NACION, presenció la reunión del Gafisud. Alejandro Strega, representante argentino ante el organismo internacional, estaba presente. Allí no se debatió el proyecto de ley oficial, pero algunos de los expertos internacionales asistentes confesaron a LA NACION su "inquietud" y "preocupación". Al día siguiente, paradójicamente, el ministro de Justicia, Aníbal Fernández, asumió como presidente del Gafisud.

Pero, claramente, la preocupación en el GAFI se mantuvo firme. Ahora, el proyecto aparece como un nuevo escollo para que la Argentina obtenga una adecuada certificación, cuando el 23 de febrero próximo comience en París la reunión plenaria del cuerpo.

Hasta ayer, pocos miembros del Gobierno conocían la existencia de la carta enviada por Rodrigues. Pero, sin duda, Carlos Fernández se sorprendió cuando la recibió por la sugerencia que hizo un pícaro funcionario argentino. Es que no es Economía el ministerio más adecuado para responder.

La carta lleva el membrete del GAFI y recuerda que "durante el encuentro ministerial del 12 de abril de 2008, que tuvo lugar en Washington, los ministros del FATF confirmaron" su voluntad en continuar la lucha contra el lavado. "Llama la atención del GAFI que la Argentina estudie actualmente una ley que aparenta favorecer la introducción de dinero y otros bienes financieros en la economía", expresa.

La nota, a la vez que manifiesta el riesgo de que esa norma no establezca ninguna previsión para determinar el origen del dinero, pide que "para evitar cualquier malentendido sobre el alcance de dicho proyecto", Economía le "envíe información más precisa sobre sus normas y una clarificación sobre la medida en que podría afectar la aplicación de las reglas del GAFI".

La nota, en rigor, es una advertencia respecto del proceso evaluatorio que se avecina en breve. Consultado sobre la carta, el especialista Francisco D´Albora, advirtió que el proyecto podrá tener "gravísimas consecuencias para el país".

Por su parte, Félix Marteau, ex representante argentino ante el GAFI, explicó: "En la última evaluación, el GAFI, más allá de preguntarles cuestiones formales, preguntó a las autoridades argentinas de dónde vienen los fondos. Y explicaron que, en primer lugar, provienen de la evasión fiscal; luego, de la corrupción y, en cuarto lugar, del contrabando".

Claves

* El proyecto de ley. El gobierno promueve una amplia moratoria impositiva e invita a repatriar capitales con una promesa: no se investigará el origen de los fondos.

* El Congreso. La iniciativa fue aprobada la semana última en Diputados con el voto del PJ y de algunos aliados por 128 sufragios, uno menos que la mayoría absoluta. El PJ apurará esta semana la sanción en el Senado.

* Preocupación. El primero en advertir los riesgos fue el embajador de EE.UU., Earl Anthony Wayne; ahora, el GAFI envió una carta al Gobierno.

Comentá la nota