Dura controversia en Ecuador por la suspensión de un canal opositor

Teleamazonas fue sancionado por tres días por trasmitir una información basada en supuestos. También fue sancionada una radio indígena. La oposición y hasta varios legisladores oficialistas criticaron la medida del gobierno de Rafael Correa.
El cierre por tres días del canal de televisión opositor Teleamazonas -como sanción por trasmitir una noticia basada supuestamente en un dato falsodad- provocó una profunda crisis entre la oposición y el gobierno de Rafael Correa. La medida, a la que se le sumó la suspensión de una radio indígena de la poderosa parcialidad Pachakutik, provocó que el acuerdo para sancionar una nueva ley de medios en Ecuador quede al borde del abismo.

La argumentación para suspender por tres días las emisiones del canal Teleamazonas es "claramente absurda", afirmó ayer el Comité para la Protección de los Periodistas desde Nueva York.

Teleamazonas, opositora al gobierno del presidente Rafael Correa, dejó de emitir por orden de la Superintendencia de Telecomunicaciones (Supertel) tras la emisión en mayo de una protesta de los habitantes de isla Puná, en el litoral, quienes se oponían a que se realicen trabajos de prospección para encontrar gas natural porque iba a provocar la suspensión de la pesca, actividad de la que vive el 90% de la población local.

"La afirmación de las autoridades sobre la eventual incitación a la conmoción pública de una información de interés público emitida por Teleamazonas es claramente absurda", dijo Carlos Lauría, coordinador del programa de las Américas del CPJ. Según el dirigente, el gobierno de Correa "ha amenazado en reiteradas ocasiones con tomar acción directa contra Teleamazonas y la prensa crítica y esta suspensión es un intento de intimidar a los medios a través del silencio".

La suspensión, completó, "debe ser levantada de inmediato y el gobierno debe permitir que la prensa cumpla con su labor".

Frente a la ola de críticas, el presidente Rafael Correa aclaró que no ordenó el cierre Teleamazonas, tal como lo aseguran desde algunos sectores.

"La resolución sobre la suspensión la decidió un organismo autónomo y en base a derecho''. Los medios "hablan de la libertad y la democracia, esa es la democracia: aplicar la ley'', destacó el presidente ecuatoriano mientras decía que "el debate no debe ser si se clausuró o no Teleamazonas, sino si se cumplió o no la ley y si el canal cumplió o no una infracción''.

El vicepresidente de noticias de Teleamazonas, Carlos Jijón había dicho más temprano que "lo grave es que con la medida se rompió el Estado de Derecho, se rompió las garantías de los ciudadanos, es nefasto para la democracia. Tengo derecho a sospechar que la decisión de cerrar Teleamazonas no se tomó en la Supertel sino en la presidencia de la República".

Pero entre las consecuencias más concretas está el debate de la nueva ley de medios que debería reanudarse el 5 de enero. La supervivencia del acuerdo legislativo que permitió iniciar el primer debate del proyecto de Ley de Comunicación ayer se puso en duda tras la suspensión.

La asambleísta Cinthia Viteri, del movimiento de derecha Madera de Guerrero, anunció que abandonó el acuerdo porque el Ejecutivo no respetó los lineamientos de la bancada oficialista. Existía "toda la buena voluntad de parte de casi todos los asambleístas para lograr una ley que no cierre ni suspenda medios, y el mismo día que la discutíamos el presidente cerró y suspendió medios", dijo.

La potestad de clausurar medios por parte del proyectado Consejo de Comunicación es uno de los puntos polémicos de la nueva Ley de Comunicación que el pacto legislativo negaba.

Por su parte, la bancada oficialista mantiene su adhesión al acuerdo y señaló que lo hará respetar pese a las divergencias con el ejecutivo. "Públicamente se decidió anoche al interior del pleno del bloque de país que este acuerdo va a respetarse", afirmó el asambleísta Mauro Andino.

Pero las críticas oficialistas también aparecieron. El presidente de la Asamblea Nacional, Fernando Cordero, rechazó la suspensión. Otro asambleísta oficialista -César Rodríguez- la calificó de inoportuna ya que llegó cuando se había acordado con la oposición una nueva ley de medios.

Comentá la nota