De los pan dulces en la radio, a lo 800 de Ricardo

La radio de los monarcas Gómez Danuzzo fiel a su estilo, saluda con sombrero ajeno porque no puso ni un solo peso para adquirir los panes dulces que regala su conductora chanta, aunque se tienen fe de estar realizando una obra de caridad. Las distancias son largas, pero la gestión de Ricardo con la miseria de los 800 pesos intenta conformar a la masa. Lo cierto es que ni LT7, ni "las hijas indigentes" de la chanta Vázquez, con "el gesto" compensan todo lo que se "llevaron del estado durante la fiesta arturista". Mañana habrá más pan dulce en LT 7; y en Buenos Aires otros estarán "mamando para no llorar". De todas formas los dos están "dadiveando".
Con absoluto desparpajo inició un programa radial conducido por una chupamedia del poder, el tremendo "gesto" de regalar pan dulces a la plebe, que acosada por el hambre se humillo desde horas tempranas en las puertas de la oligárquica LT7.

"Tranqueras adentro" la vieja radio guardaba con tesón, el "humilde desprendimiento" de algún distraído encumbrado empresario que regaló los miles de kilos del "pan enfrutado". Los "señoriales propietarios de la vetusta", como alguna vez la bautizó el popular diario mojado o boca de goma, mientras tanto aguardaban que la bufona de Arturo llegara para empezar el circo. El pan ya estaba listo.

En las esferas del "nuevo poder" en tanto las discusiones giraban en otro ámbito. Es que los 800 pesos tan miserables como el gesto del pan dulce que decidieron otorgar a los empleados públicos, no fueron bien recibidos. La necesidad es muy grande, pero la dignidad pisoteada en los últimos tiempos por un gobierno en fuga que hoy ya no es tanto para la justicia, hicieron recordar los "graves desequilibrios que ocurrieron" hace poco en esta provincia. A última hora debieron salir desde el gobierno a aclarar que "nadie autorizó los descuentos sobre esos 800". Los gremios docentes que terminaron el ciclo lectivo "a los ponchazos" en tanto, volvieron a "desempolvar lo trapos". Los judiciales también. De los 800, al llegar a la caja sólo quedaban 40 o 50. Esta vez no fue el síndorme de las comas de Costaguta.

El efecto de hacer creer un estado en caos, para que después aparezcan las soluciones a manos de algún iluminado en Buenos Aires, parece fue la lectura de varios.

Los pan dulces a esa hora ya estaban en las manos "de moquientos pibes" que junto "a sus padres hicieron noche a la espera de que se abra la tranquera de la radio oligárquica". La chanta en decadencia, más ancha que nunca. La presencia de la industria de la dádiva afuera le dio un "amplio sentido del verdadero rainting" de su programa de gobierno en la radio. Zulma Lobato un poroto. También le hicieron sentir "el target" de audiencia que escucha los regalos, pero "no piensa los mensajes".

Mañana habrá más pan dulce en LT 7 y en Buenos Aires otros estarán mamando, para no llorar. De todas formas los dos están haciendo lo mismo. Aquí víctimas, allá victimarios.

Comentá la nota