Duhalde ya "trabaja" para un acuerdo entre partidos

Según su esposa y senador nacional "Chiche" Duhalde, el ex presidente "intentará hacer una suerte de pacto de la Moncloa", como que se firmó en España en 1977. También reiteró que el Gobierno "tiene fecha de vencimiento"
La senadora Hilda "Chiche" Duhalde reveló hoy que su esposo, el ex presidente Eduardo Duhalde, "trabaja para hacer una suerte de pacto de la Moncloa", al tiempo que aseguró que no volverá a ser presidente.

"Mi marido trabaja para hacer una suerte de pacto de la Moncloa", afirmó la senadora, en referencia al rol que desempeña por estos días el ex mandatario, apartado de la política luego de su paso por la presidencia.

Duhalde negó que su esposo pudiera aspirar nuevamente a la Primera Magistratura, y detalló que en cambio busca afianzar el rol de los partidos en las políticas públicas.

"La misión de él es la de ver de qué manera se pueden definir, en los partidos mayoritarios, las políticas públicas de largo alcance, y que el que gane las elecciones presidenciales tenga el compromiso de llevarlo adelante", explicó.

En declaraciones radiales, "Chiche" Duhalde cuestionó además el reparto de los planes sociales y consideró que el Gobierno "tiene que juntar todos los recursos y hacer un solo programa que les permita garantizar el alimento a todos".

Según evaluó la senadora, "los programas tienen que ser universales, como en Brasil. Tienen que ir avanzando en los sectores más pobres a los menos pobres. Así se termina el clientelismo".

La semana pasada, el ex presidente Duhalde consideró que "este Gobierno, como las botellas de leche, tiene fecha de vencimiento, que es diciembre de 2011", aunque dijo que podría ocurrirle como a "algunos productos, que se echan a perder antes".

Los denominados PActos de la Moncloa son una serie de compromisos políticos que firmaron en 1977 todas fuerzas españolas con representación parlamemtaria y que luego aceptaron sindicalistas y empresarios.

En ese momento, después del período franquista, el país ibérico se encontraba en una profunda crisis económica y un marcado atraso cultural con respecto al resto de Europa.

Comentá la nota