Duhalde sale a correr al Lole

Chiche Duhalde dijo que si el ex Fórmula 1 acepta la candidatura a presidente, su marido se baja. Cerca de su esposo cuentan que es una estrategia para que "arrugue" y así sacarlo de carrera. Dicen que el santafesino le tiene "miedo" a Kirchner.
Instalación progresiva. Esa es la política de Eduardo Duhalde respecto de su candidatura a presidente. El ex mandatario había dicho el jueves: "Estoy convencido de que voy a ser candidato a presidente". Ayer su esposa Chiche sostuvo que "si Reutemann acepta la candidatura, mi marido resigna su postulación". En el duhaldismo, advierten que la estrategia es, en realidad, apurar al ex corredor de Fórmula 1 para que arrugue y, de paso, ir cerrándole la puerta a Francisco de Narváez, en caso de que decida cambiar la candidatura a gobernador por la de presidente.

Más o menos una vez por semana se repite la gimnasia: Duhalde confirma, Chiche relativiza. Cerca del ex presidente admiten que es una estrategia para instalar su candidatura en los medios. "A Chiche la usa de contrapeso para dejar abiertas todas las opciones. Si no es Reutemann, es Duhalde", indica a Página/12 uno de los contertulios del ex presidente. Cerca de Duhalde, no lo ven a Reutemann con ánimo para lanzarse a la presidencia. "Tiene miedo de enfrentarlo a Kirchner", dicen. Y consideran que si se le acortan los plazos para definirse, se va a terminar de bajar. "Es lo que, en el fondo, quiere Duhalde."

El ida y vuelta entre el matrimonio Duhalde tiene otro objetivo: instalar que hay sólo dos cantidatos del peronismo disidente, Duhalde o Reutemann. "El que va quedando rezagado es De Narváez (no Mauricio Macri, que ya está olvidado). El Colorado tiene un problema: ¿cómo va a competir en una interna si pende sobre su cabeza la definición de la Corte sobre si puede ser candidato?", se preguntan en el duhaldismo. Interpretan que los tiempos le jugarían en contra al diputado de Unión-PRO si toma ese camino.

"Hay que terminar con el kirchnerismo en 2011", se embanderó Chiche Duhalde, quien aludió sin nombrarlo a Néstor Kirchner: "Que lo manden a El Calafate o a la cárcel". "Tienen que ir presos, los hechos de delincuencia, de corrupción que se están develando son increíbles", dijo. La senadora pidió que "aparezca un candidato que no lo obligue a mi esposo a enfrentar a Kirchner. Por el bien de todos y de mi marido. Vamos a tener enfrente a un radicalismo organizado y el PJ tiene que hacer lo mismo".

Duhalde había dado otro paso hacia su postulación el jueves. "Siempre he sostenido que el candidato a presidente tiene que ser el que mejor está en la consideración de la gente. Estoy convencido de que voy a ser yo y por supuesto que me voy a hacer cargo de la situación", se envalentonó en un congreso ante ruralistas. "Estamos a un año y medio de las elecciones y no veo aparecer en el firmamento del peronismo candidatos que se animen a enfrentar a Kirchner, que no se va a animar a enfrentarme a mí. No tengan dudas de que vamos a ganar", pronosticó Duhalde.

"No hay que temerle a nadie, tiene todo el derecho del mundo, si quiere competir que compita", le retrucó el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, parafraseando a Moria Casán en su clásico "si querés llorar, llorá".

"Como tenemos una nueva forma de competir, que es la primaria abierta, simultánea y obligatoria, el que tenga vocación de hacerlo, se anota, entra en la grilla y el que gana, gana", lo invitó Fernández.

Comentá la nota