Duhalde le dio su respaldo a Solá, pero a los disidentes les faltaron varias figuras nacionales

Con fuertes cuestionamientos al matrimonio presidencial, el peronismo disidente celebró ayer el Día de la Lealtad en el estadio Obras Sanitarias. El encuentro, que fue convocado por el diputado electo Felipe Solá, tuvo como particularidad las duras críticas al Gobierno.
También hubo un llamado a la "unidad" del PJ. El ex presidente Eduardo Duhalde, el senador Carlos Reutemann y el diputado electo Francisco De Narvaéz enviaron adhesiones al acto.

"Hemos sido defraudados, ya no podemos esperar porque hay demasiada pobreza, injusticia y demasiado autoritarismo en la Argentina. Con Felipe en el Parlamento y en provincia, vamos a salir a recuperar el legado de Perón", sostuvo Duhalde en su texto en claro respaldo a Solá.

El ex senador Antonio Cafiero, que fue homenajeado ayer por Cristina Kirchner también mandó un mensaje, demostrando que no busca incursionar en sectarismos.

"Queremos que se termine la dictadura de la caja", gritó Solá desde el escenario acompañado por los hermanos Alberto y Adolfo Rodríguez Saá y los ex gobernadores Jorge Busti y Ramón Puerta. Detrás se ubicaron diputados nacionales, legisladores provinciales y concejales de Misiones, Santa Fe, Entre Ríos, San Luis y Salta.

El acto, plagado de banderas, bombos y decenas de micros estacionado sobre la avenida Libertador, comenzó alrededor de las 16.30 y los organizadores quisieron impregnarle un sentido federal a la convocatoria desde el comienzo. Por eso, hubo cuatro oradores de las provincias presentes. El acto lo cerraron Solá y Busti.

"¿Dónde están las pelotas de los gobernadores para defender los intereses de sus provincias", desafió Solá envalentonado con la convocatoria bajo el título "Somos una Argentina Unitaria".

"Este peronismo está cansado de la centralización, hoy no se consulta nada, los iluminados creen que lo saben todo", dijo el diputado electo por el PJ disidente. Y en respuesta al discurso del ex presidente Néstor Kirchner agregó que "ahora, se nos acusa de desestabilizadores, querer ser independientes es ser desestabilizadores".

Los exclamaciones más fuertes llegaron del gobernador Rodríguez Saá y de Busti, quien dijo:"Mi segundo hijo nació cuando yo estaba detenido en la cárcel. Yo nunca sobreactueé esa persecusión".

Comentá la nota