Duhalde quiere jugar a dos puntas en el PJ bonaerense

Lejos de concretar su promesa de retirarse definitivamente de la política, Eduardo Duhalde está más activo que nunca y buscará jugar a varias puntas en las elecciones de 2009 con tal de cumplir su sueño de ver derrotado al kirchnerismo en las urnas.
El ex presidente sigue recorriendo la provincia de Buenos Aires y habla con los intendentes y gobernadores del PJ de todo el país. Es una costumbre que nunca perdió y de la cual disfruta por escuchar voces de diferentes sectores. A estos contactos Duhalde les añade la construcción de su Movimiento Productivo Argentino (MPA), que piensa desplegar en todo el país y que promociona en el exterior, como lo hará en los próximos días en España.

Pero desde hace varias semanas, Duhalde agregó a toda esta actividad el armado de la campaña electoral bonaerense para 2009, en la que jugará con Francisco de Narváez por un lado y con la eventual candidatura a diputado de Felipe Solá por otro.

Como acostumbra hacer desde hace tiempo, Duhalde no estará visible en la batalla electoral y negará cualquier movimiento proselitista.

Por ahora no habrá una lista única de Solá y De Narváez en el PJ disidente bonaerense. Por estas horas hay un fuerte debate en el sector de Solá para que renuncie a su banca y se presente como candidato el año que viene, ya que su mandato caduca recién en 2011.

En esto tiene mucho que ver Duhalde, quien cree que si se compite el año que viene con dos listas, el kirchnerismo sufrirá un importante éxodo de votantes del PJ. Por lo menos podría ver disminuido el promedio del 40% histórico que en la provincia de Buenos Aires siempre tuvo el peronismo. Por todo esto, Duhalde puso a trabajar a sus hombres de confianza con Solá y con De Narváez.

Según confiaron a LA NACION fuentes allegadas al ex presidente, con Solá trabajan Osvaldo Mércuri; el ex ministro de Economía bonaerense Gerardo Otero, y el diputado Jorge Sarghini, entre otros. A la vez, con De Narváez colaboran en el armado de la campaña el ex jefe de Gabinete de Duhalde Alfredo Atanasof; el ex diputado Carlos Brown; Luis Barrionuevo, y la senadora Hilda Duhalde, que participará de los actos.

En ambos casos se trata de laderos de confianza de Duhalde que le reportarán a diario sobre las actividades proselitistas en Buenos Aires.

Pero la jugada del ex presidente no termina allí. Hay una estrategia electoral diagramada por varios duhaldistas, que empezó a trabajar De Narváez y que Solá seguramente continuará si llega a ser candidato. Se trata de una apuesta fuerte por las candidaturas de concejales de los intendentes bonaerenses, incluidos los jefes comunales kirchneristas que la Casa Rosada supuestamente los cuenta como "soldados fieles".

Un dirigente que trabaja en la campaña de De Narváez dijo a LA NACION que de las intendencias de peso político en el conurbano, por lo menos ya hay 10 comunas que responden a Néstor Kirchner y jugarán en paralelo con candidatos a concejales del duhaldismo. Esto tiene que ver con la construcción de poder territorial que cada jefe comunal no está dispuesto a perder y que, por el contrario, busca ampliar en sus concejos deliberantes.

¿Cómo logra Duhalde tanto poder de influencia? "Tiene una larga cadena de favores en su haber", señaló un destacado gobernador del PJ a LA NACION. Esta "cadena de favores" no se traduce en dinero o cargos: son simples beneficios que alguna vez dio Duhalde y que ahora cosecha.

En rigor, más que una cosecha, la jugada duhaldista será una gran ambulancia con los heridos que deje el kirchnerismo y hacia esa estrategia apuntan tanto Solá como De Narváez. La primera apuesta es reclutar diputados por fuera del bloque kirchnerista. La semana última Solá se separó de la bancada oficialista y ya cuenta con unos ocho diputados propios. De Narváez tiene 4 legisladores.

No obstante, en el PJ disidente hay voces que empiezan a mostrar malestar con Duhalde porque "no juega fuerte por un peronismo unido", según expresaron a LA NACION dos dirigentes de peso.

La prueba de fuego que le depara este sector antikirchnerista a Duhalde será el 10 de diciembre próximo. Ese día está previsto un acto en Parque Norte para conmemorar los 25 años de democracia ininterrumpida. El encuentro lo están organizando el misionero Ramón Puerta y los hermanos Alberto y Adolfo Rodríguez Saá, entre otros. Allí estarán invitados Duhalde, Solá, De Narváez y todos los peronistas bonaerenses antikirchneristas. La intención de este sector es unificar el PJ y lograr una foto que incluya un mensaje duro al Gobierno. Pero aún no está claro si se podrá ver ese cuadro completo.

CLAVES

En campaña. Varios ex funcionarios de Duhalde recorren en estos días las comunas bonaerenses con Francisco De Narváez en busca de votos. Lo mismo quieren hacer los laderos de Felipe Solá.

Restar. Se busca sacarle votos al kirchnerismo en el distrito electoral más importante del país.

Internas. Duhalde aspira a recoger los heridos que deje el kirchnerismo. De hecho, el próximo domingo habrá elecciones internas en unas 35 comunas del PJ que no lograron lista de unidad y quedarán fuera de carrera varios dirigentes de peso.

Pacto no escrito. La intención de los duhaldistas es convencer a la mayor parte de los intendentes para que jueguen con De Narváez o con Solá, independientemente de los Kirchner, para retener el poder en los municipios.

Comentá la nota