Duhalde - De Narváez: una sociedad estratégica

A pesar de los varios desaires que Francisco De Narváez le ha hecho incluso públicamente al ex presidente Eduardo Duhalde, éste ha decidido, por el momento, no quitarle el apoyo.
Es por esto que ante diferentes versiones periodísticas que daban cuenta del deterioro de la relación entre ambos y de los constantes enojos de Duhalde, sectores duhaldistas se encargaron de dejar claro que no existió pelea alguna entre ellos.

Duhalde habría dejado expresas directivas para que sus colaboradores se encarguen de negar en los medios las versiones que indicaban un distanciamiento con Francisco De Narváez. La jugada del ex presidente está pensada estratégicamente. A pesar de que vaticina una derrota ante K de su candidato, considera que éste no es el momento de bajarle el pulgar.

Los planes y objetivos de Eduardo Duhalde para después del 28 de junio, vinculados al retorno a la política de la mano del PJ bonaerense, requieren de socios estratégicos que sumen puntos a su favor ante la difícil pelea que probablemente tenga que dar nada menos que con el gobernador bonaerense, Daniel Scioli.

Es por este motivo que todavía no le bajó el pulgar a quien en algún momento fuera su ahijado, Francisco De Narváez, a pesar de que motivos no le faltan para hacerlo.

Cabe señalar que la pelea entre Duhalde y De Narváez comenzó a darse poco después del anuncio de la alianza Unión Pro aunque terminó de estallar en el cierre de listas donde De Narváez dejó un tendal de duhaldistas heridos.

Comentá la nota