Duhalde, un cerebro detrás de Macri, Solá y De Narváez

El ex presidente influye con consejos y el aporte de cuadros políticos; por qué lo ocultan
Eduardo Duhalde se mueve cómodo en el papel de "gran consejero" del peronismo disidente. Organiza reuniones cada semana, cena con candidatos y referentes provinciales, prepara conferencias políticas y escucha consultas de eventuales aliados distritales. Es uno de los cerebros de la alianza entre Mauricio Macri, Francisco De Narváez y Felipe Solá, aunque los tres intenten relativizar su influencia.

El acuerdo de los líderes del peronismo opositor terminó de "entusiasmar" a Duhalde, según describieron sus hombres de confianza. Uno de ellos reveló una frase dicha ayer por el ex presidente: "Si no hay divisiones, el kirchnerismo perderá la mayoría en el Congreso". Pretende ahora desplegar influencias para sumar aliados y garantizar la estructura que permita fiscalizar los comicios. Todo como sostén del frente peronista.

Duhalde resultó fundamental para el armado de la nueva sociedad política. Habló con Solá, convenció a De Narváez y contagió a Macri. En la intimidad, algunos lo llaman "el arquitecto electoral". Los más osados le bautizan "el armador". Pero, en público, le dedican una definición ambigua: "Hombre de consulta".

Es que ninguno de los líderes de la nueva coalición opositora quiere que Duhalde aparezca como artífice de sus acuerdos. "Su presencia pública no inspira adhesión en la sociedad", reconoció ayer un dirigente que integra el armado político de Solá.

El ex presidente lo acepta. Ayer lo tradujo en palabras: elogió el frente disidente ("Me alegra mucho que se junten", dijo), pero negó ser su "ideólogo" y recordó que los tres dirigentes que lo encabezan "son bastante grandes" como para encarar su propio camino.

Ese camino, sin embargo, está repleto de sus enviados. "Aunque Duhalde toma distancia, Duhalde está", aseguró ayer un peronista que lo trata a diario.

Se ve en las estructuras electorales. Carlos Brown, presidente del Movimiento Productivo que en la práctica lidera el ex presidente, será el armador de Solá en la primera sección electoral. Osvaldo Mércuri, ex legislador ultraduhaldista, será operador en el conurbano sur. El economista Jorge Sarghini y Eduardo Amadeo, ex vocero y ex embajador de Duhalde en Estados Unidos, y Juan José Alvarez integrarán los cuadros políticos de primera línea.

Operadores duhaldistas

Pero no son los únicos. El yerno de Duhalde, Gustavo Ferri, es un aliado incondicional de De Narváez. Y otros dos ex ministros identificados con el ex presidente son los principales alfiles de su armado: Alfredo Meckievi y Alfredo Atanasof, ex jefe de Gabinete del ex presidente con voz y voto en cada movimiento proselitista. Suele llamarlo a Duhalde para pedirle consejos.

El ex presidente habla frecuentemente con peronistas desencantados con el kirchnerismo. Pero ahora delega: deriva llamados y reuniones, sobre todo a Atanasof y a Alvarez. Mueve influencias, conversa con todos y opina, pero sus colaboradores dicen que no decide: "Prefiere aportar racionalidad para garantizar que no habrá divisiones".

Según confió a sus hombres, Duhalde está convencido de que el mapa electoral favorece al peronismo disidente.

"La provincia de Buenos Aires quedó dividida en tercios. En la Casa Rosada deberían estar preocupados", describió anoche uno de los hombres que lo acompaña diariamente.

Mientras tanto, el posicionamiento de dirigentes cercanos a él le sirve para resolver una preocupación que lo obsesiona: cómo fiscalizar la elección de octubre. Duhalde aporta experiencia y, sobre todo, contactos.

Buscan que haya unidad en el Congreso

* El jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, se reunió ayer con los diputados nacionales de Pro para informarles sobre los pormenores del acuerdo sellado el día anterior con Felipe Solá y Francisco de Narváez. En la reunión se decidió empezar los contactos con los diputados que responden a Solá (De Narváez ya integra el interbloque Pro) y otros peronistas no kirchneristas, entre ellos, los puntanos que responden al gobernador Alberto Rodríguez Saá. Mientras, desde el kirchnerismo hubo más críticas al frente opositor y reclamos para que Solá deje la banca de diputado que obtuvo por el Frente para la Victoria.

Comentá la nota