Duhalde buscará antes la conducción del PJ

Por Gustavo Sylvestre

El ex presidente Eduardo Duhalde se anotó entre los posibles candidatos a presidente 2011 por el Partido Justicialismo. No es novedad. Lo habíamos adelantado en esta columna semanas atrás cuando un duhaldista de la primera hora había dicho: "El hombre pondrá su nombre en el bolillero de las candidaturas, nunca se sabe en política que podrá salir". Esperó el momento como buen jugador de ajedrez y se anota frente al panorama de confusión y dispersión del PJ.

Se planta y dice: "aquí estoy, si quieren seguirme, síganme".

La estrategia que tiene cuenta de dos pasos:

n Ir por la reorganización partidaria, es decir por la presidencia del Partido Justicialista, juntando la mayor cantidad de antikirchnerismo posible.

n Llegado el momento y si están dadas las circunstancias avanzará en una eventual candidatura presidencial.

"Lo importante es que Duhalde ha salido de su negativa a participar activamente de la política, se ha metido y ha dado señales, después se verá que arma", confiesa un duhaldista de la primera hora.

Cerca de Carlos Reutemann, el primero hace unos meses en lanzar la candidatura de Duhalde, analizan la jugada duhaldista de la siguiente manera: "¿Qué intendente importante de la provincia de Buenos Aires se va a encolumnar detrás de un Duhalde que hoy por hoy no les puede ofrecer nada? Ellos necesitan la plata y las obras que les da el Gobierno. Están muy controlados. Es prematuro. Por ese motivo el Lole no se larga aún. ¿Qué gobernador lo va a acompañar cuando faltan dos años? Hay que esperar y jugar mucho más adelante. Nada ha cambiado en la estrategia de Reutemann", aclaran.

Por su parte, los colaboradores de Francisco de Narváez, el ganador de la reciente elección en la provincia de Buenos Aires, remiten toda posibilidad de Duhalde a la reorganización partidaria. "Para eso tiene los pergaminos necesarios, por su experiencia y ascendencia sobre un sector de la dirigencia peronista". Sobre las posibilidades de Duhalde a una candidatura presidencial solo indican: "Falta mucho tiempo, es prematuro".

De Narváez debe mantener un delicado equilibrio en su estrategia política. Hoy por hoy aparece primero en intención de voto como gobernador de la provincia de Buenos Aires, seguido de Daniel Scioli. Aunque lo ha sorprendido una encuesta nacional que lo da segundo, detrás de Julio Cobos. Y de Narváez no ha cerrado la puerta a una eventual candidatura presidencial.

¿Qué dice el kirchnerismo y el siolismo casi a coro?: "Que venga, lo estamos esperando". Pero Duhalde debe recordar que desde 1997 viene perdiendo todas las elecciones en las que se ha presentado. Desde estos sectores adelantan: "Está muy cerca el momento en que Néstor Kirchner lance su candidatura a la Presidencia".

En la intimidad y en sus frecuentes análisis político que realiza con sus colaboradores, el ex presidente Kirchner ve un futuro negro para el Partido Justicialista. Cree que el presidente será Julio Cobos y que el peronismo deberá aprender a ser oposición.

Por el momento, una jugada de ajedrez del ex presidente, quien sale a la cancha y verá que recoge en sus recorridas.

Argentina y el Fondo

El Gobierno ya tiene definido restablecer las relaciones con el FMI. Lo cree imprescindible para volver al mercado de capitales y mejorar su imagen en el exterior. Sólo falta que el ex presidente Kirchner le de el ok final.

El Ejecutivo aclara que no permitirá misiones como en los viejos tiempos "cuando venían como Virreyes a decir lo que había que hacer". Es que deben acomodar su discurso después de haber castigado tanto al Fondo y ahora retomar las relaciones.

"Al Fondo de los ‘90 no le creemos ni le damos crédito. Al prototipo del nuevo FMI que podría surgir después de la crisis y de la presión del G20 veremos "dejan trascender desde el Gobierno, al tiempo que dicen: "No hay que olvidarse que al Fondo se le pasó un elefante por delante de la nariz (en referencia a la crisis de los Estados Unidos) y no lo vieron mientras daban consejos a los países en desarrollo".

Paralelamente el Gobierno ya tiene todo listo para avanzar en las negociaciones con los bonistas que quedaron fuera del canje de deuda.

Frente a los ruidos políticos internos y la creciente oposición, sobre todo por la feroz imposición de la ley de medios que de aprobarse producirá un desguace de los medios independientes y creíbles de la Argentina, el Gobierno intenta ‘limpiar’ su imagen exterior desde la economía. Habrá que ver si lo logra.

Comentá la nota