Duhalde avisó y viene otra batalla en el peronismo

Por Fernando Gonzalez

El nombre de Eduardo Duhalde, quien en las últimas horas advirtió que volverá a pelear por la conducción del Justicialismo y tal vez hasta por la candidatura presidencial en 2011, es otro de los estertores argentinos que vuelven al centro de la escena en un país que nunca deja de transitar en círculos.

Duhalde cuenta a favor con una gestión que comenzó muy caótica (sólo hay que recordar aquella frase tremenda: "Al que depositó dólares se le devolverán dólares") y que finalizó estabilizada económicamente, aunque con el fragor social producido por los crimenes de los piqueteros Kosteki y Santillán a manos de la Policía Bonaerense.

Habrá quienes le objeten a Duhalde su promesa de retirarse de la política, que se apresta a incumplir, y habrá quienes celebren su decisión porque consideran que la derrota de Néstor Kirchner el 28 de junio dejó al peronismo sin un liderazgo alternativo y ven al ex presidente como alguien capaz de llenar ese hueco.

Lo que preanuncia el aviso de Duhalde a Kirchner es que el peronismo volverá a tener otra batalla interna sangrienta para dirimir su jefatura, similar a la que tuvo a fines de los ‘90 entre Carlos Menem y Duhalde.

Para la Argentina, vale el proverbio chino: cuando dos elefantes se pelean el que sufre es el pasto.

Comentá la nota