El 90% de los dueños de casas de campo nunca pagó impuestos

Son 40 propiedades de veraneo ubicadas entre Tartagal y Mosconi, dentro de este último municipio.
Igual situación se presenta en Vespucio con chalets alquilados a personal jerárquico de las petroleras.

Un nuevo software puesto en funcionamiento en 2008, y que permite procesar información del municipio de General Mosconi al instante -esto es "on line"-, se convirtió en una herramienta fundamental para que la comuna norteña pueda armar un banco de datos actualizado sobre la situación de los contribuyentes y los servicios con que cuentan los vecinos de la localidad, como así también de los montos asignados y gastados por diferentes dependencias.

El sistema informático ayudó a precisar distintos aspectos de uno de los municipios que registra los mayores índices de pobreza de la región, pero que también tiene villas con suntuosas casas en Campamento Vespucio y Recaredo. A estas áreas residenciales se sumó en los últimos años otro sector ubicado entre Tartagal y Mosconi, a ambos lados de la ruta nacional 34, donde se levantaron unas 40 casas de campo, todas con piscinas, quinchos climatizados, canchas y otros lugares de esparcimiento. En esa zona se suman, además, las bases operativas y oficinas de varias empresas dedicadas a la prestación de servicios en la industria del petróleo, algunas de ellas de capitales extranjeros.

En este contexto, el nuevo software del municipio detectó que más de un 90% de los propietarios de las casas de fin de semana ubicadas entre Mosconi y Tartagal, a la altura del kilómetro 1.496, nunca pagó los servicios de alumbrado, barrido y limpieza (ABL), aunque en su mayoría están menos atrasados con el impuesto inmobiliario, con el que arrastran deudas de uno a tres años.

Igual situación se presenta en Vespucio, antiguo campamento de YPF donde se edificaron viviendas de primer nivel, en especial en la parte más elevada de la villa, cercana al viejo hospital, con piscinas, quinchos y dependencias de servicio. Los contribuyentes de este sector también brillan por su ausencia al momento de pagar impuesto inmobiliario y la tasa de alumbrado, barrido y limpieza, en la proporción que les cabe.

Las autoridades de Mosconi no desconocen que las casas de campo se alquilan sólo en fines de semana, para fiestas y eventos, por montos que rondan los $1.200. Otras viviendas son alquiladas en dólares para la temporada de verano, o para vivienda estable, en sumas de hasta 5.000 dólares mensuales. De hecho, sólo los directivos de las petroleras o los propietarios de grandes establecimientos agrícolas de la zona están en condiciones de abonar esos alquileres. En el caso de Vespucio la situación de los contribuyentes es muy elevada en cuanto a la falta de cumplimiento en el pago de los impuestos y tasas, con el agravante de que esa zona de serranías exige trabajos permanentes de la Secretaría de Obras Públicas. El pintoresco campamento, asimismo, tiene innumerables espacios verdes que necesitan mantenimiento permanente.

Comentá la nota