Ex dueños del Banco Mendoza demandan a la provincia por 22,7 millones de pesos.

La demanda se inició en 2007. Ex dueños del banco reclaman por la mala calificación de la cartera de créditos del Banco de Mendoza y del de Previsión Social, al momento de la privatización de las entidades. Sugestiva visita a la casa de Gobierno para averiguar por la marcha del caso. Hoy se cumplieron 10 años del cierre del banco, cuando era propiedad del Grupo República y de Magna Inversora.
Hoy se cumplen diez años del cierre del Banco Mendoza SA, la ex banca estatal de los mendocinos formada por los bancos de Mendoza y de Previsión Social, que fueron privatizados. Y en este "aniversario", se supo que una demanda millonaria planteada por Magna Inversora y por el Grupo República avanza en los tribunales locales, después de largos años de peleas entre los socios, demandas cruzadas, acusaciones de vaciamiento y autopréstamos, y cambios en la composición del directorio de Magna.

Según se supo, la demanda fue realizada reclamando un resarcimiento que hoy llega a los 22,7 millones de pesos, en concepto de "daños y perjuicios derivados de los hechos, actos, omisiones, ocultamientos y defectos de previsión por la ilegal calificación de la cartera de créditos del Banco de Previsión Social S.A. y del Banco de Mendoza S.A., registrados en los estados patrimoniales de dichas instituciones al día 30 de noviembre de 1995". En buen romance, significa que los empresarios del Grupo República, encabezado por Raúl Moneta, y Magna Inversora, los socios locales en aquel emprendimiento financiero, le reclaman ahora al Estado provincial, el demandado, porque les transfirieron un banco que no estaba en las condiciones en las que ellos creían que estaba. Esta situación –aducen- influyó en la debacle del banco, hasta su cierre, cuando el 9 de abril de 1999 no abrió sus puertas, desatando corridas, demandas, movilizaciones, nervios de inversores y ahorristas, y acusaciones políticas y económicas de todo tipo.

La causa fue iniciada a principios de 2007, y durante varios meses navegó en distintos juzgados civiles de la provincia. Al menos tres jueces se excusaron. Pero el trámite judicial no ha concluido.

Justamente hoy, al cumplirse diez años del cierre definitivo de la entidad, el ex gobernador Arturo Lafalla dijo al diario Los Andes que los dueños del banco, ya privatizado, lo acusaban de haberles "vendido por bueno un banco que era malo. Esa hipótesis no resistía ningún análisis. El proceso de venta y entrega del Banco de Mendoza y del Hipotecario duró más de doce meses, lapso en que ellos tuvieron permanentemente acceso a toda la documentación y a todos los detalles del funcionamiento". "Moneta y sus socios –agregó, sólo pudieron injuriarme, pero nunca pudieron formular una demanda en mi contra, ni civil ni penal. Por el contrario, ellos sí fueron perseguidos penalmente por el ex juez Luis Leiva, el mismo que llevaba la causa contra los directores de los bancos en el período estatal". (Click aquí para leer la entrevista completa).

Por lo pronto, la demanda de 22,7 millones de pesos contra la provincia, llevada adelante por Magna-República parece desmentir al ex gobernador. Si efectivamente la justicia les da en algún momento la razón a los ex dueños del Banco Mendoza SA, el patrimonio público mendocino deberá hacerse cargo de resarcir por esa suma a los empresarios.

En los últimos días, esta demanda comenzó a circular de boca en boca en la Casa de Gobierno. Según la información disponible, un empresario local vinculado a Magna-República estuvo haciendo averiguaciones en la misma sede del gobierno mendocino, para interiorizarse de la marcha del juicio. La Fiscalía de Estado, cuyo titular es Pedro Sin, será la encargada de defender a la provincia en un eventual juicio por este caso.

Comentá la nota