El dueño de Swiss Medical entra al negocio bancario

A juzgar por su última adquisición, a Claudio Belocopitt le gusta diversificar negocios. Si el presidente del Banco Central, Martín Redrado, da el visto bueno, este empresario que escaló posiciones desde la medicina privada, pasaría a poseer el 13% y el control del banco de Formosa. Esa tajada pertenecía hasta ahora a la familia Sánchez Cordova, la principal accionista del banco Finansur.
Los Sánchez Cordova llegaron al banco de Formosa en 2005 en lo que parecía una oportunidad. La entidad había sido privatizada y el grueso de sus acciones habían quedado atrapadas en un fideicomiso del quebrado Banco Patricios. Eso es lo que aún explica que, con un pequeño porcentaje como es el 12,86%, se tenga el manejo de la entidad. Tomás Sánchez Cordova se hizo cargo del banco, que es el agente financiero de la provincia, y lo transformó. Así las cosas, la entidad, que perdía millones, pasó a ganar primero $ 200.000 en 2006 para cerrar este año con una utilidad de $ 18 millones.

Cerca del Finansur cuentan que Belocopitt buscaba hace rato ingresar al sector financiero. De ese modo se pactó una operación de la que se ignora el precio, pero de la que ya se recibió 20% de anticipo.

Los del Finansur, a su vez, querían salir de Formosa para concentrase en su propia firma, que es fuerte prestando a pymes y muerde el 10% de los créditos prendarios. El banco se expande ahora a Córdoba y Santa Fe.

Belocopitt amasó su fortuna desde la Clínica Suizo Argentina y en poco tiempo adquirió siete prepagas y construyó varios sanatorios hasta armar Swiss Medical Group que, con 630.000 afiliados, es líder en el segmento. Luego desembarcó en seguros y no paró de comprar firmas que eran una verdadera ganga. Hoy cuenta con 900.000 asegurados. También controla ECCO, que reina en ambulancias.

Comentá la nota