Duelo en la UNLu por la muerte de Raúl Alfonsín

Una delegación de autoridades integrada por los ex rectores mercedinos Amalia Testa y Antonio Lapolla, entre otros, fue a su sepelio. La Universidad –cerrada por la dictadura– fue reabierta por una ley que promovió Alfonsín en 1983.

La Universidad Nacional de Luján emitió una declaración y resolución por la muerte del ex presidente Raúl Alfonsín. Se trata de la única universidad cerrada por el Proceso Militar del 76, luego reabierta por una ley que promovió Alfonsín en 1983 poniéndose en marcha nuevamente en 1984. A su vez, Alfonsín fue Doctor Honoris Causa de la UNLu, que determinó varios representantes para acudir al sepelio de sus restos, entre ellos los mercedinos Antonio Lapolla y Amalia Testa, ex rectores de la casa de altos estudios.

La Universidad no olvida que, como Presidente de la Nación, Alfonsín impulsó entre sus primeros actos de gobierno su reapertura en 1984, reivindicando con este acto de justicia el doloroso cierre ocurrido en diciembre de 1979. Tampoco las palabras que pronunciara en ocasión de su visita como Presidente, sobre todo durante este año 2009 en el cual la UNLu conmemora 25 años de ese importante momento para su vida institucional. "A lo largo de su trayectoria el doctor Alfonsín ha realizado aportes sustanciales en procura de la consolidación de la universidad argentina, y especialmente en lo que respecta a la historia particular de nuestra Casa", sostienen en la UNLu, que le confirió el Título Honorífico de "Doctor Honoris Causa" en el año 1999.

De esta manera se resolvió declarar en duelo a la Universidad Nacional de Luján con motivo del fallecimiento del doctor Raúl Ricardo Alfonsín, manifestar sus condolencias a la familia, destacando "el consuelo que representa llevar en la memoria permanente los valores y principios por él exaltados" y designar una delegación especial para participar del sepelio a llevarse a cabo hoy jueves 2 de abril. La delegación está encabezada por el vicerrector Pedro Diaz, los ex rectores Enrique Fliess, Antonio Lapolla y Amalia Testa, acompañados por otras autoridades.

Además se aprobó una declaración solicitando a los docentes que sea leída al inicio de cada clase durante el día 3 de abril. Y decretar asueto académico y administrativo para el día 1 a partir de las 15 horas.

En la declaración que será leída mañana a los alumnos se marca, entre otros conceptos, que Alfonsín "tuvo una destacada participación en el campo de los derechos humanos": "En el curso de su dilatada actuación como abogado defendió a presos políticos sin tomar en cuenta su filiación partidaria; presentó habeas corpus cuando muchos no se animaban a hacerlo; fue fundador y co-presidente de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos y apenas asumió la Presidencia de la Nación tuvo la valentía de ordenar el enjuiciamiento de los responsables de los crímenes de lesa humanidad perpetrados durante el autodenominado Proceso de Reorganización Nacional. Juicios que, es menester recordar, no tienen antecedentes en la historia contemporánea".

Asimismo apuntan que en lo que se refiere a la educación superior, el gobierno del ex presidente Alfonsín "impulsó decididamente la recuperación del sistema universitario público, devolviendo a las universidades nacionales la autonomía de la que habían sido privadas en 1966".

http://www.noticiasmercedinas.com/090402unlu.htm

Comentá la nota